¿APÓSTOLES EN LA ACTUALIDAD?

¿APÓSTOLES EN LA ACTUALIDAD?

Un pequeño análisis a las enseñanzas de C. Peter Wagner y Guillermo Maldonado

 

Usted puede reproducir y compartir el libro siempre y cuando no sea para fines lucrativos y sobre todo, no se altere en absoluto su contenido.Si es compartido en una web o similar, ha de citar correcta y visiblemente el enlace a la web: www.feautentica.com exponiendo también la URL del sitio. 

El libro puede ser adquirido gratuitamente en formato PDF en la sección de productos.

© Wilfredo Morales Acosta

20/10/2015

INTRODUCCIÓN

A finales del siglo pasado, un grupo de individuo con gran influencia en el mundo religioso, basados en una serie de falsas profecías e interpretaciones erradas de las Escrituras, tomaron la decisión de creer y luego proclamar en cada rincón de nuestro planeta que el don apostólico ha sido restaurado. Es posible que para muchos creyentes del presente el resurgir de un apostolado moderno sea un tema sin importancia o ni siquiera habían pensado en ello, si es su caso, debe saber que no solo estamos ante una enseñanza peligrosa en extremo, sino también, ante una de las más serias, absurdas y descarriadas contribuciones que el movimiento carismático intenta establecer entre los cristianos actuales.

No existe fundamento bíblico para apoyar la resurrección del ministerio apostólico. El único lugar donde prospera una doctrina tan disparatada, es en la mente de aquellos que la enseñan y la practican. Individuos sedientos de poder, orgullosos, presuntuosos y arrogantes, que tuercen las Escrituras de forma bochornosa y atroz.

 

CAPÍTULO 1

EL APÓSTOL SEGÚN LA BIBLIA

Apóstol es una palabra que se usa en la Biblia para refiriese a alguien que ha sido enviado y comisionado como mensajero de la iglesia. Sin embargo, existe una diferencia abrumadora entre los doce apóstoles y los otros creyentes a los cuales se les llegó a llamar con el mismo término por aquellos días.  

La Escritura nos enseña que para ser un apóstol debían cumplirse ciertos requisitos: Ser un testigo del Cristo resucitado de forma física y personal (Hechos 1:22; 10:39-41; 1 Corintios 9:1). Y Haber sido nombrado y comisionado directamente por Jesús nuestro Señor. (Marcos 3:14, Hechos 1:2; 24; 10:41; Gálatas 1:1) La razón por la cual se hace tanto énfasis en diferenciar a los doce apóstoles de los demás, es porque ellos fueron enseñados, enviados y comisionados por el propio Jesús (Lucas 6:12-13). Se les dio autoridad única e instrucciones específicas (Mateo 10:1-5). Fueron los escogidos para colocar el fundamento de la iglesia. Recibían revelación directa y fueron autorizados por Cristo e inspirados por el Espíritu Santo para escribir las Escrituras. Su oficio era intransferible a otros creyentes y poseían el más alto grado de autoridad que hubiese existido en la iglesia.

Los doce apóstoles, establecieron el fundamento de la iglesia. En Efesios 2:19-20 Pablo nos habla de ello cuando nos dice que somos: «miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo». Steve Lawson comenta al respecto:

Cuando tú construyes una casa, construyes el cimiento una vez nada más, y lo haces al principio durante la construcción de la casa. No continúas colocando cimientos en el segúndo y tercer piso ni colocas otro cimiento en el techo. El cimiento es un acontecimiento que sucede una vez, únicamente al principio y todo lo demás descansa sobre ello. Esto es lo que el ministerio de los apóstoles y profetas era; en eso consistía[i].

Otro de los textos bíblicos que nos ayuda a entender la singularidad de los doce apóstoles es el de Apocalipsis 21: 14, donde Juan ve que en el muro de la nueva Jerusalén, habían «doce cimientos, y sobre ellos los doce nombre de de los doce apóstoles del Cordero». Lo que confirma una vez más que los doce apóstoles son el fundamento de la iglesia y aparte de ser poseedores de una autoridad única, tienen también un lugar de honor único en la eternidad.

 

CAPÍTULO 2

BREVE HISTORIA AL DESASTRE

Cien años después del Pentecostés moderno, ―es decir, el nacimiento del Movimiento Pentecostal con Charles Parham y Agnes Ozman en 1901―, nos encontramos, según C. Peter Wagner, con el comienzo de «la Segunda Era Apostólica»[ii]. El 2001 es la fecha que él ha asignado a tal acontecimiento y afirma que «estamos presenciando el cambio más radical en la manera de obrar de la iglesia desde [la] Reforma Protestante»[iii]. Por lo cual, le «gusta decir que estamos en la Nueva Reforma Apostólica»[iv].

No existe un titulo más disparatado para describir el moderno movimiento apostólico proclamado por Wagner y sus seguidores, después de todo, podrá presumir de orgullo, arrogancia e ignorancia bíblica, pero nunca de ser apostólico, una reforma o algo nuevo.

Si buscamos en el pasado, veremos que desde los días del Nuevo Testamento, ya había sujetos que se autodenominaban apóstoles con el objetivo de tener control sobre los cristianos de la época. Como escribiera el apóstol Pablo: «Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz» (2 Corintios 11:13-14). La práctica continuó a través los siglos, y es la razón por la que un poco más tarde nos encontramos con personajes como Mani de Persia, quien se autonombró Apóstol de Luz y entre algunos otros, con el despiadado y totalitario papado de la iglesia católica, donde se reclamaba autoridad apostólica basada en una farsa línea de sucesión que comenzaba con Pedro.

Es entre los carismáticos y aquellas iglesias que han sido infectadas con su teología donde proliferan enseñanzas tan aberrantes, disparatadas y anti bíblicas como la Nueva Reforma Apostólica. Sucede así debido a las bases teológicas sobre las cuales descansa y se ha edificado dicho movimiento, y aunque gran parte de estos creyentes continúan enseñando errores sobre el Espíritu Santo, algunos de los líderes más destacados de entre sus filas han rechazado por completo la existencia de apóstoles en la actualidad, y otros, quizás un poco más tolerantes, han expresado sus desacuerdos y preocupaciones en cuanto al tema apostólico. Es en este caso que pudiéramos citar a Vinson Synan, uno de los más reconocidos historiadores del pentecostalismo y fiel partidario de la teología carismática:

La mayoría de las personas en la historia de la iglesia que han afirmado ser nuevos apóstoles han sido etiquetados como herejes y excomulgados de la iglesia. Cuando los individuos reclaman el título de “apóstol” o de “Elías”, en ocasiones esto ha sido el resultado de un ego exagerado o, en varios casos, de una verdadera demencia.

Estoy decepcionado [escribe en referencia a Wagner] de que haya intentado colocarse él mismo a la cabeza (”apóstol presidente”) de una organización diseñada para todos aquellos que afirman tener ministerios apostólicos[v].

La aparición de autonombrados apóstoles en la historia cristiana, ha sido una actitud propia de personas que alejadas de la verdad, buscaban reconocimiento y poder sobre otros creyentes. Sin embargo, es importante añadir que la iglesia, después de la muerte del apóstol Juan, dejó de usar el nombre apóstol y profeta para referirse a los oficios. Al estudiar los escritos de los padres de la iglesia en los primeros cuatrocientos años, no vemos los oficios de apóstoles y profetas. Tampoco los hallamos entre el siglo quinto y trece después de Cristo. Y en la Reforma, lo que encontramos es una clara enseñanza donde se nos dice que el oficio de apóstol como fundamento de la iglesia era reservado solo a los doce apóstoles.

La doctrina carismática enseña que todos los dones espirituales, las señales y los milagros que vemos en el libro de los Hechos y en 1 Corintios continúan a disposición de los cristianos al día de hoy. Tal interpretación ha allanado el camino para que en la actualidad, seamos testigos de aberraciones bíblicas tan peligrosas y desconcertantes como lo es la existencia de apóstoles en la actualidad. Wayne Grudem, uno de los más reconocidos teólogos carismáticos en el presente, ha rechazado también y de forma contundente el ministerio apostólico moderno proclamado por algunos que al parecer, padecen «de un ego exagerado» o de una «verdadera demencia».

Los apóstoles [escribe Grudem] tuvieron la autoridad para escribir palabras que llegaron a ser palabras de las Escrituras. Este hecho en sí mismo debe sugerirnos que había algo singular en cuanto al oficio de apóstol, y que no deberíamos esperar que continúe hoy, porque nadie puede añadir palabras a la Biblia y esperar que se le considere como las mismas palabras de Dios o como parte de las Escrituras […]

La información del Nuevo Testamento sobre las calificaciones de un apóstol y la identidad de los apóstoles también nos lleva a concluir que el oficio fue único y limitado al primer siglo, y que no debemos esperar más apóstoles hoy»[vi].

No crea que es una exageración cuando se dice que los exponentes y defensores del apostolado moderno son personas que padecen «de un ego exagerado» o de una «verdadera demencia». Créame, no hay otro modo de describirles, pues estos individuos afirman que el Espíritu Santo trae revelación a sus vidas y tienen la misma autoridad y poder que los doce apóstoles del Nuevo Testamento. Por lo cual, se aventuran a emitir interpretaciones tan ridículas y profecías tan falsas que, como dijera MacArthur después de referirse a algunas de ellas: «Si nunca has oído de estas cosas pensarías que alguien abrió la puerta trasera de manicomio»[vii].

 

CAPÍTULO 3

HE AQUÍ A UN APÓSTOL ACTUAL

 

Si tenemos en cuenta que el ministerio de los doce apóstoles era intransferible a otros creyentes, su autoridad única, los requisitos bíblicos para un apóstol y que fueron los que establecieron el fundamento de la iglesia, resulta alarmante y en todo caso ofensivo para cualquier creyente que ama la verdad y la obedece, el hecho de que individuos como Guillermo Maldonado, por solo mencionar un ejemplo, reclamen al día de hoy ser apóstoles de Cristo y que una de sus funciones: «es establecer el fundamento y la doctrina apostólica en la iglesia local»[viii]. El nivel de arrogancia, de orgullo, de deseo de poder y de ignorancia bíblica que vemos en estos autonombrados apóstoles es impresionante. Maldonado, por ejemplo, afirma que:

Una de las funciones del apóstol, es establecer el fundamento y la doctrina apostólica en la iglesia local; por eso, usted ve que, en el Nuevo Testamento, todas las iglesias fueron fundadas por apóstoles. Estos, después de que la iglesia estaba firme y creciendo en la sana doctrina, delegaban autoridad sobre un pastor para que este continuara la obra. Ni una sola vez, vemos en el Nuevo Testamento, a un pastor poniendo el fundamento en una iglesia; porque esta es una función del ministerio apostólico[ix].

Dios está restaurando el ministerio del apóstol porque los apóstoles son quienes pueden cumplir la ultima parte de este versículo: "...para la edificación del cuerpo de Cristo"[x].

La ignorancia bíblica de Maldonado no le permite ver que no necesitamos de nuevos apóstoles y profetas para que el versículo 12 de Efesios 4 se cumpla. Los apóstoles y profetas ya han establecido el fundamento y los santos continúan siendo equipados y edificados a través de las Escrituras que ellos mismos escribieron al ser inspirados por el Espíritu Santo. Cuando una iglesia está provista de pastores, maestros y evangelistas preparados que sobreedifican de forma correcta sobre el fundamento ya establecido por los apóstoles y profetas, los creyentes son capacitados para edificarse mutuamente y la iglesia crece fortalecida en una sana doctrina.  

Maldonado ha interpretado las Escrituras de forma tan horrorosa que, en otra ocasión, escribió: «Hoy en día, muchos ministerios caen y desaparecen porque nunca un apóstol puso un fundamento sólido sobre el cual cimentarlos»[xi]. Después de leer a Guillermo, ¿qué hacemos con Efesios 2: 19-20? Estos versículos nos afirman que los doce apóstoles son las bases de la iglesia. Sin embargo, Maldonado, al decir que necesitamos nuevos apóstoles que vayan colocando más fundamentos sobre la segunda planta e incluso sobre el tejado, toma el significado de la metáfora de Pablo y lo pisotea hasta aniquilarlo por competo. No hay duda, las iglesias que reciben nuevos fundamentos procedentes de estos farsantes de la fe cristiana y los reubican por toda la estructura, caen aplastadas por el propio peso de las bases añadidas.

Estos falsos apóstoles, como los llama la Biblia: «Obreros fraudulentos que se disfrazan como apóstoles de Cristo» (2 Corintios 11:13), hacen defensa de sus ministerios apostólicos a base de argucias, manipulaciones y llamando a los siervos fieles tradicionalistas, religiosos, legalistas, creyentes con mentalidad obsoleta, y entre otros, seguidores de filosofías erróneas y paradigmas negativos. Maldonado, ―para confirmar lo dicho―, ataca a los cristianos que rebaten sus enseñanzas y no creen en su falso apostolado de la siguiente manera:  

La reforma apostólica trae la paternidad de Dios y prepara hijos espirituales con una mentalidad flexible, capaces de seguir extendiendo el fluir del vino nuevo a su generación y a las venideras[xii].

El vino nuevo viene para reemplazar las tradiciones religiosas, los métodos obsoletos, las viejas mentalidades o formas de pensar; los paradigmas negativos, las viejas filosofías erróneas, las actitudes negativas, el lenguaje y los diseños viejos que se han instalado en la iglesia[xiii].

Los apóstoles son los odres nuevos que Dios está usando para traer la reforma apostólica y el derramar del vino nuevo. Esto, una vez instalado, traerá el avivamiento, del Espíritu Santo, más grande que se haya vivido en toda la historia de la humanidad.

El creyente 'odre nuevo' no se apega a tradiciones de hombres y viejas formas de pensar; tampoco se basa en poner nuevos códigos de moral ni en imponer tradiciones a la gente. El odre nuevo tiene, como base, el fluir de la vida de Dios, la cual lo hace libre para disfrutar sin ningún impedimento; por supuesto, sin convertir la libertad en Cristo, en libertinaje[xiv].

Los apóstoles son los encargados de traer transformación a la mente de los cristianos por medio de: primero, y con la gracia de Dios, romper viejos paradigmas, legalismos y formas de pensar negativas; y segundo, llevar al pueblo a crecer y madurar espiritualmente[xv].

Cuando un hombre recibe la reforma apostólica y el vino nuevo, los religiosos comienzan a criticarlo y a perseguirlo[xvi].

En cuanto a su apostolado, nos dice que él sabía en su espíritu que su llamado no era algo común, y que: «Dios lo confirmo por sueños»[xvii], le habló personalmente, recibiendo una visión en oración y «muchas palabras proféticas de hombres de gran madurez espiritual». La lista de nombres que nos da para validar su llamado reúne sujetos que han hecho un daño indescriptible a la causa del evangelio y la verdadera teología bíblica.

El apóstol Hamon [escribe Maldonado] fue el segundo en confirmar el ministerio apostólico en mi vida, y también quien me discípulo en el área profética. Hoy, el es mi cobertura y padre espiritual… Luego de él, vinieron apóstoles y profetas de la talla de John Eckhardt, Peter Wagner, Cindy Jacobs, Cathy Lechner, Kingsley Fletcher, Tommy Tenney, Chuck Pierce, Kim Clement, Hank Kunneman, Alan Vincent y muchos más; quienes confirmaron y validaron mi ministerio apostólico[xviii].

Las palabras de Maldonado no solo echan por tierra versículos como los de Efesios 2: 19-20, sino también, nos demuestran que tanto él como todos los otros individuos que ha mencionado, ignoran deliberadamente que el Pablo fue el último apóstol.

Los farsantes de la fe cristiana que encontramos hoy reclamando ser apóstoles, piensan que el llamado apostólico de Pablo es la norma a seguir; un modelo para que en las generaciones futuras de cristianos se levanten nuevos apóstoles. Sin embargo, Dios nos revela en su Palabra que la última persona en tener la experiencia de ver a Cristo resucitado de forma física y personal fue Pablo, de hecho, él mismo afirmó que era el último apóstol, y vio su ministerio apostólico como algo extraordinario, único y singular: «Y al último de todos, como un abortivo, me apareció a mí. Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles…» (1 Corintios 15:8-9).

Muy a pesar de todas estas verdades y las abundantes evidencias bíblicas para descartar por completo que existe un ministerio apostólico hoy, Maldonado continua la defensa de su apostolado diciéndonos: «¿Cómo comprobar si soy o no un apóstol? Esto es muy fácil, pues, con ver el fruto de nuestro ministerio, tendrás la respuesta inmediatamente»[xix]. Más adelante, enfatiza:

Dios me llamo al ministerio del apóstol; el cual, hoy día, ha confirmado con abundantes frutos, señales, milagros y prodigios; muchas iglesias plantadas, varias iglesias y ministerios adoptados bajo nuestra cobertura; una mega iglesia para la ciudad y miles de hijos e hijas siendo entrenados en el ministerio en diferentes partes de Miami y de Latino América[xx].

Seríamos unos ignorantes bíblicos de su misma estatura, si por estas evidencias creyéramos que él es un apóstol. Y la razón que tenemos para no tener en cuenta sus milagros, señales, prodigios y todo lo demás, no es algo que proviene de nuestra imaginación; es, ―y cualquier persona lo puede comprobar―, la enseñanza bíblica que nos dejaron Cristo y sus verdaderos apóstoles. Ellos ya sabían que vendrían sujetos como estos y advirtieron a los santos que no podíamos creer en milagros, señales, prodigios ni que en las grandes multitudes esta la verdad.

Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos (Mateo 24:24).

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad (Mateo 7:15-23).

Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme (2 Pedro 2:2-4).

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendímiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales (1 Timoteo 6:3-5).

La evidencia que como cristianos fieles al evangelio debemos observar para saber si un determinado creyente es un verdadero siervo de Dios, no es si hace milagros, si planta iglesias ni tampoco si le siguen multitudes, lo que debemos tener en cuenta es si lo que enseña es conforme a las Palabras de nuestro Señor Jesucristo. Dicho de otra manera, si la doctrina predicada es falsa, los milagros y prodigios también lo son. No obstante, y para que no queden dudas sobre lo expresado, veamos solo un poco, aunque de manera superficial, algunas de las enseñanzas, prácticas y amistades de Maldonado y su esposa.

La única relación que Dios acepta, [afirma el apóstol transcultural] es la relación de pacto […] ¿Qué es lo que hacen las prostitutas? Las prostitutas van, venden su cuerpo sin ningún compromiso, lo único que tiene que darle es el dinero. Cualquier mujer mala, vende su cuerpo solo por dinero. Cualquier mujer buena, no le va a abrir las patas a usted […] si no hay compromiso. Quiero decirle que Dios es igual. Dios no entra en ninguna relación con ningún hombre, a menos de que sea una relación de pacto […] No le venga con cuentos a Dios, con palabras bonitas […] Yo soy un Dios de pactos, yo no te voy a abrir las piernas por nada; por palabras bonitas, yo no te las voy a abrir, si no hay un pacto[xxi].  

Esta es unas de las formas más blasfemas y repugnantes que he podido escucharle a alguien, al enseñar sobre la falsa doctrina de comprar los favores de Dios. Después de todo, este sujeto compara a Dios con una mujer y dice, como si fuera Dios el que habla:«Yo soy un Dios de pactos, yo no te voy a abrir las piernas por nada; por palabras bonitas, yo no te las voy a abrir, si no hay un pacto». Las evidencias de sus falsas enseñanzas están por doquiera en internet. Él es consciente de ello y parece que en algún momento, al leer o escuchar algo se enojo mucho, por lo que en uno de sus mensajes no aguanto más y explotó diciendo:

Sabe cuánta basura ponen de mi y de otros hombres en el internet […] de videos arreglados, de cosas que están afuera que son un montón de religiosos, y no me apagues el televisor si tú me estás viendo […] que tienes envidia de la gracia y el favor que Dios me ha dado […] Pero lo más tremendo es que un montón de tontos, creen esa basura […] eres tan tonto, tan tonta, que crees esa basura [Mas adelante, casi gritando envuelto en una gran ofuscación continua] Hay una ley del intercambio y se la voy a desatar con palabras poderosas: No me juzgues si no sabes lo que yo he sembrado […] la gente es fácil juzgarte por el carro que manejas, por la unción que tienes, por la gracia que Dios te ha dado, te acusan, te acusan, te persiguen pero no saben las noches que has orado, no saben los días de ayuno, no saben las ofrendas […] no saben los carros que has sembrado[xxii].

Maldonado está tan ciego que no es capaz de ver el motivo por el cual es enfrentado por otros siervos de Dios, y sus hipnotizados seguidores, después de escuchar estas palabras, salen confundidos creyendo que su apóstol está siendo perseguido porque le tienen envidia. Guillermo Maldonado no da envidia, lo que da es pena. Los cristianos que rebatimos sus enseñanzas no le estamos persiguiendo, le estamos desenmascarando para evitar que siga engañando a sus adeptos y a otras personas. Maldonado no está siendo juzgado por el carro que maneja, por la unción que tiene, ni por la gracia que Dios le ha dado. Y la razón es que no ha sido Dios quien le dio esa gracia, porque el Eterno no miente y el Espíritu Santo no autentifica a tales maestros. Tampoco queremos un carro adquirido mediante el enriquecimiento producto al engaño de almas, y mucho menos la unción de hacer a las personas ladrar como perros, reír como hienas o saltar como monos. En otra ocasión expresó:

Y piensan los estúpidos, que nosotros no tenemos discernimiento. Quiero decirte algo, como apóstol de Dios, yo desato juicio sobre ellos […] Muchos de esos que vienen aquí, y no se convierten a Jesús […] Los que me están viendo en el internet, termina muertos, leprosos, en la cárcel, destruidos por el pecado, por el mismo infierno. No se meta con migo ni mi iglesia […] Me puedes tirar tu madre, estoy cubierto por la sangre, este pueblo está cubierto por la sangre[xxiii].

 

Otra de las enseñanzas más absurdas y descarriadas que se presentan en estos tiempos, la escuchamos en los labios de Ana Maldonado la esposa de Guillermo. Todo parece indicar que este matrimonio está obsesionado con presentar a Dios como una mujer. Ana Maldonado dice:

Cuando te viene el Shadday, te derrites como una loca. Y ¿sabes que es lo que significa Shadday? Una teta grande. [Luego de muchas rizas, prosigue] Y por qué se ríe ¿usted no ha visto eso en el espejo allá cuando usted se quita la ropa […]? El Shadday es el carácter del padre y la madre. Yo tuve un sueño con esos senos, y eran tan grandes, como una pelota de esas que usan en los ejercicios […] y que en el Rey Jesús había eso. [Luego, después de referirse a los esposos de las mujeres, hace referencia a Dios como mujer] El es tu marido, pero la única que te llena a ti […] en el alma, en el espíritu y en el cuerpo se llama el Shadday[xxiv].

Nunca antes en la historia del cristianismo se había dicho que la palabra Shadday significaba «una teta grande». El-Shadday, uno de los nombres de Dios en el judaísmo, utilizado 48 veces en el Antiguo Testamento y solo una vez en el Nuevo, siempre ha sido traducido como Dios Omnipotente o Todopoderoso.[xxv] Luego de investigar, el único lugar donde he encontrado esta interpretación tan absurda es en una herejía resucitada que al parecer proviene del antiguo Modalismo y que se hace llamar “la cuadrimension de Dios”[xxvi]. En la versión BTX de Exodo 6:3 leemos: «Yo me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como El-Shadday, pero con mi nombre YHVH no me di a conocer a ellos».  La RVR lo traduce: «Y me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en mi nombre Jehová no me di a conocer a ellos». ¿Cómo sería la traducción de los Maldonados? «Y me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como “Teta grande”, mas en mi nombre Jehová no me di a conocer a ellos». ¿No es esto absurdo y blasfemo?

Como hemos podido ver, Maldonado ofende, amenaza, desea el mal a otras personas y, a parte de enseñar falsa doctrina, se complace con aquellos que también lo hacen. Un ejemplo lo tenemos en la visita que hiso a su iglesia el ya fallecido predicador Myles Monroe. ¿Qué enseñaba este individuo? ¿Qué escribió en sus libros para que Maldonado quedara tan deslumbrado por sus enseñanzas? Myles Monroe dice que: «La Biblia no se trata de religión […] se trata de un negocio familiar […] de un reino colonizando la tierra»[xxvii]. Para Monroe, el mensaje bíblico se reduce a ejercer dominio sobre la tierra, olvidando el pecado ―palabra que no menciona―, y el llevar cada día la cruz de Cristo.

La Biblia nos enseña que el cristianismo es una relación de amor entre Dios y sus hijos. La religión habla de llegar a Dios por medios y esfuerzos humanos, el cristianismo afirma que llegamos a Dios a través de la fe en Jesús. La religión habla de entregar algo para merecer lo recibido, el cristianismo habla de recibirlo aun, cuando no lo merecemos. Monroe usa la verdad para disfrazar sus mentiras. Él dice, ―y tiene toda la razón―, que la religión ha motivado más destrucción en el mundo que cualquier otra fuente, pero ¿cuál es el fin de todo su discurso en cuanto al tema? El fin es dejar bien claro a su audiencia que el cristianismo es como cualquier otra religión. «La religión [expresa Monroe] es un sustituto para el reino de Dios […] Toda religión no va a satisfacer el alma humana, porque la religión misma es una búsqueda: Budismo, es una búsqueda para la verdad. Hinduismo, es búsqueda para significado. Islam, una búsqueda para significado. Cristianismo, una búsqueda de paz, y todos ellos no satisfacen el alma humana»[xxviii]. Monroe afirma que Jesús solo tiene una buena noticia: el reino de Dios, y que «no vio el Calvario; la Cruz, como su prioridad» porque el propósito por el cual vino fue, devolver al hombre el reino ahora. Las interpretaciones bíblicas de Myles no solo son fraudulentas, sino también ridículas. Juzgue el lector:

Juan era el primo de Jesús, [enseña Myles] era seis mese mayor que Jesús, y Jesús hizo a Juan su pastor. Así que en los días de los griegos, y los romanos, Jesús nació, habían muchas escuelas. Una escuela era simplemente un maestro que enseñaba, con estudiantes, y se llamaba, una escuela de pensamiento. Así que Jesús, podía ser parte de los fariseos, podía unirse a los saduceos, se podía unir a los herodianos, se podía unir a los griegos, se podía unir a los filósofos romanos, pero Jesús puso sus ojos en Juan, y le dijo, yo quiero tu filosofía, yo quiero lo que tu enseñas, yo creo en lo que estas trayendo tú. ¿Cuáles eran los pensamientos de Juan?, ¿cuál era su filosofía?, ¿cuál era su mensaje? […] Arrepentíos porque el reino de los cielos ha llegado. Y Jesús dijo: Eso son mis pensamientos, yo me someto a eso, yo me voy a unir a ese maestro […] y se sometió a Juan, bautízame, hazme tu discípulo, yo soy estudiante, ¡dele gloria a Dios![xxix].

Este mensaje enfermo de falsa prosperidad, dominionismo e interpretaciones que sobrepasan la ridiculez, se predicó en la Iglesia del auto nombrado apóstol transcultural. ¿Cómo cree usted que Myles fue recibido y presentado por Maldonado? Después de dar una gran promoción a los libros de Monroe, Guillermo expreso:

El Doctor Myles ha sido una bendición para mí, yo he tomado muchas notas de sus libros. Es un hombre que Dios le ha dado una gracia extraordinaria en ministrar liderazgo y ministrar el reino de Dios […] Que les parece si lo recibimos con un aplauso bien grande. […] Póngase de pie por favor y le recibimos con un aplauso grande […] fuerte ese aplauso[xxx].

Es tan obvio el engaño, es tan evidente la arrogancia, el orgullo y la ignorancia bíblica, es tan claro el abuso de poder y autoridad que aún, cuando es bíblico que sucedería de esta manera, pues la Escritura nos dice que muchos seguirían estas disoluciones, no alcanzo a entender cómo puede haber tantas personas engañadas a estas alturas.

 

CAPÍTULO 4

DEFORMANDO LA REFORMA

Wagner ha dicho que estamos en la nueva Reforma Apostólica, en palabras de Maldonado, sería algo así como: «el tiempo señalado por Dios para que su iglesia entre en un nuevo orden a nivel mundial; donde lo imperfecto, lo inadecuado o lo torcido quedara reemplazado por un orden mejor»[xxxi]. Guillermo dice que: «Reforma significa hacer ajustes estructurales, rectificar lo que se había salido del Camino, y ponerlo en su forma y orden correctos»[xxxii]. Eso fue lo que sucedió en la Reforma Protestante, pero lo que intenta hacer la Nueva Reforma Apostólica, es todo lo contrario.

Si somos consientes que la Reforma fue, sobre todo, la reacción de creyentes que se oponía a la autoridad apostólica reclamada y autoproclamada por el Papa, y que las cinco enseñanzas fundamentales de la Reforma fueron: "Sola Gratia, Sola Fide, Sola Scriptura, Solus Christus, Soli Deo Gloria"; donde no existe espacio alguno para profecías imaginarias como las emitidas por Wagner, Maldonado y de toda esta multitud de individuos enfermos de apostolitis crónica, tenemos que concluir que lejos de ser una reforma, lo que estos sujetos traen es una deformación. MacArthur escribe:

El principio fundamental de la Reforma fue un compromiso con la sola Escritura, un concepto que es enfática y diametralmente opuesto a la opinión de Wagner. Después de definir «el espíritu de la religión» como demoníaco, Wagner argumenta que esto es «lo que hace que los líderes religiosos no se centren en lo que el Espíritu está diciendo (tiempo presente), sino en lo que el Espíritu dijo (tiempo pasado) en una época antigua»[xxxiii]. En otras palabras, según Wagner, los que miran solamente a lo que el Espíritu dijo en una época pasada o antigua (es decir, la Biblia) ¡se encuentran bajo la influencia demoníaca! Los líderes de la Reforma se habrían burlado de tal noción y con razón. Ellos argumentaron que solo la Escritura es la autoridad de todo lo que pertenece a la fe y la práctica (cp. 2 Timoteo 3.16–17)[xxxiv].

¿Qué dice Maldonado al respecto? Cuando leemos sus libros o le escuchamos expresarse sobre la Nueva Reforma Apostólica, hay dos reclamos que quedan expuestos de forma clara en su disertación: Un reclamo de autoridad al mismo nivel que los doce apóstoles tenían, y un reclamo de aceptación a sus palabras como nueva revelación directa de Dios.

Los apóstoles [dice Guillermo] tienen un fruto ministerial muy grande, como por ejemplo:

Los libros y enseñanzas de nuevas revelaciones para edificar la iglesia. Los apóstoles reciben tanta revelación de Dios, que se hace muy importante registrarla en libros, manuales y material de enseñanza para poder impartirla a los miles y miles que se alimentan de ella espiritualmente[xxxv].

La enseñanza o predica de un apóstol trae una impartición y autoridad en el espíritu tan fuertes, que cambia al creyente[xxxvi].

Guillermo también nos dice que: «Los apóstoles son los odres nuevos que Dios está usando para traer la reforma apostólica y el derramar del vino nuevo», y que este vino nuevo viene para reemplazar, no solo tradiciones religiosas, métodos obsoletos, viejas mentalidades, paradigmas negativos, viejas filosofías erróneas y actitudes negativas, sino también, el viejo  lenguaje[xxxvii]. Es precisamente sobre el remplazo del lenguaje viejo que quiero hacer algunas señalizaciones.

Antes de la reforma, la iglesia católica aportó una gran cantidad de palabras y frases nuevas que poco a poco se fueron enraizando en la mente de los creyentes, y terminaron reemplazando a aquellas enseñadas por las Escrituras. A la llegada de la Reforma Protestante, estas palabras y frases nuevas se fueron eliminando poco a poco del vocabulario usado entre los creyentes hasta el punto de quedar solo las que no representaban ningún problema ni contradicción a la fe. Sin embargo, con la llegada del movimiento carismático, la situación comenzaría a desequilibrarse una vez más.

Hace ya mucho tiempo que los protestantes nos hemos librado de usar en nuestras reuniones palabras y frases del catolicismo como por ejemplo:

Fraile, monje, Misa del Gallo, Ostia, Su Santidad, cura, rosario, rezar, comulgar, purgatorio, crucifijo, agua bendita, estampita, santo oficio, santo patrono, Pedro el primer papa, corazón de Jesús y entre un largo etcétera, confesionario y altar mayor. Por otro lado, hoy estamos recibiendo el embate de la teología carismática, con sus nuevas palabras y frases que, a semejanza del catolicismo, intentan pasar como bíblicas cuando no lo son, y que nacen producto a las falsas enseñanzas debido a interpretaciones erradas de las Escrituras. Solo expondré algunas de las más usadas, no obstante, teniendo en cuenta que es algo horroroso enfrentado por los cristianos en el presente, y que muchas de estas frases y palabras si aparecen en la Biblia pero privadas de su verdadero significado son utilizadas para apoyar doctrinas de demonios, dedicaré más espacio presentando una breve explicación para cada una.

“Las unciones”: Es aquí donde entran “los ungidos de Dios”, sujetos que supuestamente han sido ungidos por una unción especial para hacer milagros y profetizar, aunque sabemos que su verdadero talento es  poner en ridículo a la fe cristiana al hacer del Evangelio un espectáculo. Estos ungidos, sobre todo los que poseen una “unción apostólica”, lo que reclaman y afirman, es que pueden expresarse, hacer y deshacer a su antojo y nadie les puede poner en tela de juicio porque han sido inspirados por el Espíritu Santo. Cuando alguien les enfrenta, surgen otras frases como: “No tequiéis a mis ungidos”. Algunas de las “unciones” repartidas por ellos son catalogadas por las reacciones que provocan:

“Risa santa”: risas descontroladas por horas e incluso por varios días.

“Vomito santo”: personas que se vomitan para según se les dice, expulsar demonios.

“Borrachera en el espíritu”: Las personas se comportan como si estuvieran borrachos.

“Baba santa”: creyentes que se babean como niños pequeños cuando reciben la “unción”.

Estas son algunas de las más famosas, pero existen otras como las que hacen a las personas ladrar o aullar como perros, reír como hienas, gorgojear como pájaros, volar como águilas, cantar como gallos, en fin, todo un sin número de experiencias estáticas y ridículas que hacen del evangelio un chiste espantos.

“Recibe”: muy usada por los hacedores de milagros mentirosos y repartidores de falsas unciones. Suele estar ligada a otras palabras como “fuego”, “unción” y “poder", ejemplo: “Recibe el fuego”, “recibe la unción”, “recibe el poder”.   

“Tócalo”, “tócalos”, fluye”, “dale más”, “ahora”: son otras que también encontramos en este mismo campo. Los engreídos ungidos creen que tienen el monopolio del Espíritu Santo y van levantando sus manos, repartiendo patadas y piñazos, escupiendo a la gente, tirando sacos y pañuelo acompañados de estas palabras o frases: “tócalo”, “tócalos de nuevo”, “dale más”, “fluye”, “ahora”. Como si fueran ellos los dueños de la Tercera Persona de la Trinidad y el Espíritu estuviera sujeto a sus voluntades.

“Declarar”, “decretar” u “ordenar”: son palabras que se empiezan a usar cuando algunos creyentes decidieron mezclar las enseñanzas del Nuevo Pensamiento, ―una secta metafísica del siglo XIX―, con el Evangelio. Es así que nos encontramos con hombres como E. W. Kenyon, Kenneth Hagin, Oral Roberts, Joel Osteen y sus doctrinas de “pensamiento positivo”, “visualización positiva”, “declaración positiva” y “confesión positiva”: Dios tiene que obedecer cuando “yo declaro”, “yo decreto” y “yo ordeno”. “Cambia tu mentalidad”, “decláralo y se cumplirá”, “visualízalo y te llegará”.

La “ley o principio de la siembra y la cosecha": es una frase nacida de una interpretación incorrecta de los textos bíblicos. El mensaje de la semilla de la fe, es un invento del conocido predicador Oral Roberts. Pentecostales y carismáticos han adoptado esta enseñanza, siendo «el principio de la semilla de fe […] la principal fuente de ingresos que edificó y ha apoyado las vastas redes de teleevangelistas y predicadores»[xxxviii]. Si existe una falsa doctrina que ha exprimido el bolsillo de muchos creyentes y engordado el de estos predicadores ha sido, sin duda, el mensaje de la siembra y la cosecha sacado de su contexto y verdadera interpretación. 

“Culto de liberación”: Esta frase está estrechamente relacionada con la guerra espiritual proclamada por Wagner, donde se enseña que debemos conocer el nombre, las responsabilidades y las zonas donde actúan los demonios para poder vencerles en una batalla, y es la razón por la cual se convocan “marchas para Jesús”, donde los cristianos marchan por las calles alrededor de una casa, ciudad o edificio para “atar” y “echar” fuera a las huestes satánicas. Incluso, los creyentes son guiados a creer que pueden ser poseídos por demonios, por lo cual necesitan ir a un “culto de liberación” para ser liberados. 

“Activar”: es muy común entre los apostatas de la fe. “Activar ángeles”, “activar ministerios”, “activar al pueblo de Dios”, “activar creyentes para el servicio”. Como expresa Maldonado: «Dios le ha dado al apóstol abundante acceso a sus misterios, con lo cual este puede activar, impartir, demostrar y transformar al pueblo»[xxxix]. Respecto a la restauración de los cinco ministerios de Efesios 4:11 y la palabra perfeccionar, dice: «un total y completo equipamiento en todas las áreas; enseñar al cristiano, adiestrarlo, activarlo, adoctrinarlo, darle herramientas y ensenarle como usarlas»[xl].

“Cobertura espiritual”: se dice que todo creyente ha de estar bajo la cobertura espiritual de otro con mayor rango. Esto no es más que doctrinas del dominio y la conquista, tal y como la vemos en el sistema papal y el G12 de Castellanos. Es aquí donde nos encontramos con apóstoles e iglesias que ofrecen “cobertura espiritual” y “paternidad” a otras iglesias y ministerios. La Biblia nos dice que Dios es nuestra cobertura y Cristo nuestro apóstol: «El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré» (Salmo 91: 1-2). Considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús (Hebreos 3:1) y el apóstol Pedro insistió: «Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey» (1Pedro 5:23). Sin embargo, individuos como Maldonado, dicen que: «Si un apóstol no tiene la autoridad dada, primero, por Dios y, segundo, por su cobertura espiritual, no tendrá el poder para llevar a cabo las misiones y visiones de Dios, porque le faltara el derecho legal para cumplirlas»[xli]. Más adelante continua: «El apóstol Hamon fue […] quien me discípulo en el área profética. Hoy, el es mi cobertura y padre espiritual»[xlii]. No es de extrañar entonces, que ahora te encuentres con creyentes que te pregunten: ¿quién es tu “cobertura espiritual”? ¿Está tu iglesia bajo la “paternidad” y la “cobertura espiritual” de algún “apóstol”? Si no lo está no tendrás éxito en servir a Dios, ¡serás un cristiano mediocre! 

Tenga en cuenta que no se ha profundizado en los temas ya que la intención es presentar solo un pequeño resumen de palabras y frases que, siendo bíblicas o no, son usadas para apoyar doctrinas de demonios:

“Recibe la unción”, “recibe el fuego”, “tócalos”, “dale más”, “fluye” “muévete”, “activar ángeles”, “activar ministerios”, “la unción apostólica” “la paternidad” “la cobertura espiritual”, “marchas para Jesús”, “cultos de liberación”, “la ley de la siembra y la cosecha”, “decláralo”, “visualízalo”, “cambia tu mentalidad”, “pensamiento positivo”, “yo decreto”, “yo ordeno”, “el saco de la unción”, “borrachera santa o en el espíritu”, “risa santa”, “yo te ato”, “Yo desato”. Como acertadamente expresara el Doctor John MacArthur:  

La teología carismática no ha hecho ninguna contribución a la verdadera teología o la interpretación bíblicas, sino que representa una mutación desviada de la verdad. Al igual que un virus mortal, obtiene su acceso a la iglesia manteniendo una relación superficial con ciertas características del cristianismo bíblico, pero al final siempre corrompe y distorsiona la sana doctrina. La degradación resultante, como una versión doctrinal del monstruo de Frankenstein, es un híbrido repugnante de la herejía, el éxtasis y la blasfemia torpemente vestido con los restos destrozados del lenguaje evangélico[xliii].

Sin duda, lo que usted y yo estamos presenciando no es una nueva reforma apostólica, es una forma más de instituir un papado, pero en este caso, protestante, es una herejía de las peores y una farsa en su totaldad, después de todo, no es apostólica porque ellos no son apósteles, no es nueva porque desde los tiempos bíblicos ya se levantaban farsantes de la fe que reclamaban el título de apóstol, y no es reforma porque niegan el principio fundamental de la Reforma Protestante: La sola Escritura.

Estos sujetos sueñan con conquistar naciones y dominar el mundo, quieren cambiar nuestro vocabulario y para colmo de males, ya han logrado que muchas iglesias sucumban ante sus métodos y prácticas de adoración[xliv].  

Nuestro apóstol y sumo sacerdote es Cristo (Hebreos 3:1), el fundamento ya ha sido establecido y es suficiente con que sobreedifiquemos sobre esas bases, siendo obedientes y fieles a las Escrituras. Por lo tanto, no tenemos necesidad de más apóstoles al día de hoy.

 

BIBLIOGRAFÍA

Maldonado, G. (2007). El ministerio del apóstol. El Rey Jesús Publicaciones.

Wagner, C. P. (2007). Cómo ser libre del espíritu religioso. (Margarita Macazaga, Trad). Buenos Aires, Argentina. Peniel.

Grudem, W. (2007). Teología Sistemática. Estados Unidos de América. Vida. Pág.

Synan, V. (2006). El nos dio apóstoles. Editor, Edgard R Lee. Editorial Vida. Estados Unidos de América. Pág. 32

MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América. Grupo Nelson.

Vine, W. E. (1999). Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo. Editorial Caribe.

Diccionario Ilustrado de la Biblia. (1998). Editor General: Wilton M. Nelson, Editor de la versión revisada y aumentada: Juan Rojas Mayo. Editorial Caribe.

 

NOTAS

[i]Steve Lawson & John MacArthur (21 de agosto de 2013). ¿Existen los apóstoles y profetas hoy día? Pedrodavid77.

https://www.youtube.com/watch?v=ICbQAha5lBs

[ii]Wagner, C. P. (2007). Cómo ser libre del espíritu religioso. (Margarita Macazaga, Trad). Buenos Aires, Argentina. Peniel. pág. 23.

[iii] Ibíd.

[iv] Ibíd.

[v] Synan, V. (2006). El nos dio apóstoles. Editor, Edgard R Lee. Editorial Vida. Estados Unidos de América. Pág. 32

[vi]Grudem, W. (2007). Teología Sistemática. Estados Unidos de América. Vida. Pág. 925. 

[vii]MacArthur, J. (22 de abril de 2013). La blasfemia moderna contra el Espíritu Santo. Gracia a Vosotros.

https://www.youtube.com/watch?v=rlB3wlZJGnc

[viii]Maldonado, G. (2007). El ministerio del apóstol. El Rey Jesús Publicaciones. Pág.94.

[ix] Ibíd.

[x] Ibíd. Pág. 130.

[xi] Ibíd. Pág. 94

[xii] Ibíd. Pág. 27

[xiii] Ibíd. Pág. 28

[xiv] Ibíd. Pág. 29

[xv] Ibíd. Pág. 99

[xvi] Ibíd. Pág. 34

[xvii] Ibíd. Pág.58

[xviii] Ibíd. Pág. 59

[xix] Ibíd. Pág. 60

[xx] Ibíd. Pág. 61

[xxi] Predica de Guillermo Maldonado donde compara a Dios con una prostituta. Colgado en Youtube por tvImpacto Espiritual y  Disponible en: 

https://www.youtube.com/watch?v=xV8-suV_9Z8

[xxii]Predica de Guillermo Maldonado. Colgada en Youtube por Kadosh Apologetica con el título: Guillermo Maldonado a un paso de su ruina por apostata ecuménico del G12. Disponible en:

 https://www.youtube.com/watch?v=g1fOPY_GsKc

[xxiii]Extractos de predicaciones de Guillermo Maldonado. Ha sido colgado en Youtube por Vida Eterna en Jesús, con el título Guillermo Maldonado se enoja por la verdad. Disponible en:

 https://www.youtube.com/watch?v=4TdeI2RuFGs

[xxiv]Extracto de un mensaje predicado por Ana Maldonado, colgado en Youtube por The Dhaniels y bajo el título: Ana Maldonado y las tetas de Dios. Apostata y blasfema. Disponible en:

https://www.youtube.com/watch?v=WcE2K2laLxM

[xxv]En el Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo leemos: «Lamentablemente, no se encuentra ninguna explicación del nombre; tampoco las indicaciones que se dan «camina delante de mí y sé perfecto» no aclaran el significado de shadday. Los estudiosos han intentado entender el nombre relacionándolo con el término acádico shadu («montaña»); porque «Dios» reveló su gran poder con fenómenos relacionados con montañas como erupciones volcánicas o tal vez porque se le consideraba fuerte e inmutable como las «montañas eternas» en la bendición de Jacob (Gn 49.26 RVA). […] Los hebreos comenzaron su propia tradición de la revelación a partir de los montes poco después del éxodo, pero para entonces el nombre <el Shadday se había reemplazado por el tetragrama Yahveh (Éx 3.15; 6.3). <El Shadday fue el nombre de «Dios» que los patriarcas usaron en relación con el pacto hasta el tiempo de Moisés, cuando se dio una nueva revelación (Éx 6.3). El pacto abrahámico se caracterizó por un grado de aproximación entre «Dios» y los protagonistas humanos que sobresale en la historia de los hebreos […] Durante el temprano período mosaico, el nuevo nombre redentor de «Dios» y la formulación del pacto sinaítico hizo que <el Shadday pasara a ser casi obsoleto como apelativo de divinidad. Más adelante, en el Antiguo Testamento, el nombre aparece unas 35 veces, la mayoría en Job. De vez en cuando el nombre se usa como sinónimo del tetragrama Jahveh (Rt 1.21; Sal 91.1–2) para subrayar el poder y la fuerza de «Dios» en la forma usual.

[xxvi]Para más información sobre “la cuadrimensión de Dios” ver el artículo escrito por Luis Jovel en:

https://www.luisjovel.com/2011/08/27/la-cuadrimension-de-dios-una-herejia-del-pasado-envuelta-en-un-nuevo-estuche-1/

[xxvii]Myles Monroe: redescubriendo el reino de Dios. Colgado por Lastcallof Jesuschrist y disponible en:

https://www.youtube.com/watch?v=fx5phplaA8Q

[xxviii] Ibíd.

[xxix] Ibíd.

[xxx] Ibíd.

[xxxi]Maldonado, G. (2007). El ministerio del apóstol. El Rey Jesús Publicaciones. Pág. 25

[xxxii] Ibíd. Págs. 25-26.

[xxxiii] C. Peter Wagner, The Changing Church, p. 21 Citado en MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América. Grupo Nelson. Pág. 90-91

[xxxiv]MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América. Grupo Nelson. Pág. 90-91

[xxxv] Maldonado, G. (2007). El ministerio del apóstol. El Rey Jesús Publicaciones. Pág. 78.

[xxxvi] Ibíd. Pág. 100

[xxxvii] Ibíd. Pág. 28

[xxxviii]MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América. Grupo Nelson. Pág. 156.

[xxxix]Maldonado, G. (2007). El ministerio del apóstol. El Rey Jesús Publicaciones. Pág. 138.

[xl]Ibíd: Págs. 137-138.

[xli] Ibíd. Págs. 53-54.

[xlii] Ibíd. Págs. 59-60

[xliii]MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América. Grupo Nelson. Introducción. 

[xliv]Para más información sobre la penetración de la teología carismática en las iglesias y como han trastornado la verdadera adoración cristiana, ver: La Música También Llora, colección Sendero, editor José a Juliá.

 

El libro puede ser adquirido gratuitamente en formato PDF en la sección de PRODUCTOS.

FE AUTÉNTICA

 

TEMA: ¿APÓSTOLES EN LA ACTUALIDAD?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario