JOEL OSTEEN: UN PREDICADOR A GUSTO DEL CONSUMIDOR

JOEL OSTEEN: UN PREDICADOR A GUSTO DEL CONSUMIDOR

©Wilfredo Morales Acosta

22/10/2014

Joel Osteen: Es el pastor principal de la Lakewood Church, en Houston, Texas; una de las Iglesias más grandes de los Estados Unidos. Y su programa televisivo se sintoniza en más de 100 millones de hogares alrededor del mundo[i]. Aun así, como escribe Hanegraaff, sus sermones «consisten en una interminable lista de anécdotas no documentadas y leyendas urbanas reforzadas por citas equivocadas e interpretaciones erróneas de la Biblia»[ii]. La gran popularidad de Osteen, no ha sido adquirida por presentar un mensaje conforme a las escrituras, sino más bien, por predicar un evangelio a gusto del consumidor. Un evangelio que mezcla practicas del Control Mental como lo son la confesión positiva, el pensamiento positivo y la visualización con textos bíblicos, lo cual da como resultado un discurso agradable al oído del inconverso y sobre todo, al del cristianismo mimado y engreído que se vive dentro de muchas iglesias hoy. MacArthur escribe:

Los predicadores de la prosperidad más moderados, como Joel Osteen, sazonan sus sermones con sutilezas y una sonrisa. No obstante, el mensaje de fondo sigue siendo el mismo: Dios está aquí para hacer que nuestros sueños se hagan realidad. Michael Horton lo resume así: «Osteen representa una variedad del deísmo terapéutico y moralizador que en versiones menos extremas parece caracterizar a buena parte de la religión popular en Norteamérica hoy. Básicamente, Dios está ahí para usted y su felicidad. Él tiene algunas reglas y principios para que usted consiga lo que quiere de la vida y, si los cumple, puede tener lo que desea. Solo declárela y la prosperidad vendrá»[iii]. Desde una perspectiva de mercadeo, esta es una fórmula eficaz. Un cheque en blanco de promesas de salud y riquezas, mezclado con una vana dosis de pensamiento positivo y temas superficiales, puede aumentar la audiencia y vender libros. Sin embargo, todo es una estafa masiva y no tiene nada que ver con el cristianismo bíblico[iv].

El mensaje de Osteen se puede describir, entre otras, como «una réplica moderna del mensaje predicado por los gnósticos del primer siglo. Después de todo, “las ideas gnósticas [...] proponían un camino de salvación basado en un conocimiento de secretos no accesibles al común de los mortales”[v], y “para el Control Mental, el principal problema del ser humano es que ignora el poder ilimitado de su cerebro[vi]

Usted producirá [escribe Osteen] lo que ve de continuo en su mente.[vii] Es importante que programe su mente para el éxito.[viii] Desarrolle una mentalidad prospera.[ix] Enfoque lo positivo.[x] Cuando usted tenga pensamientos positivos y excelentes, será impulsado hacia la grandeza.[xi] Nuestras palabras son claves en hacer realidad nuestros sueños. No es suficiente simplemente con ver por la fe o a través de su imaginación, tiene que comenzar a hablar palabras de fe sobre su vida. Sus palabras tiene enorme poder creativo y en el instante que usted habla algo, ese algo nace. Este es un principio espiritual, y funciona igual si dice algo bueno o malo, positivo o negativo.[xii] Usted tiene que aprender a rechazar esos pensamientos negativos y verse como Dios lo ve: como un ganador, un vencedor [...] Tiene que verse como alguien contento, realizado y exitoso, viviendo una vida de vencedor [...] Tiene que programar su mente con la Palabra de Dios; cambie esa imagen propia, negativa y derrotada y comience a verse como un ganador. [xiii]

Cuando se despierte en la mañana y se mire al espejo, en lugar de deprimirse, en lugar de decir: 'Valla, que aviejado me veo [...] Necesita sonreír y decir: 'Buenos días, cosa hermosa. Buenos días, guapo. Buenos días, guapa.  Buenos días, bendito, prospero, exitoso, fuerte, talentoso, creativo, confiado, seguro, disciplinado, enfocado y muy favorecido hijo del Dios Altísimo'. Téngalo en el interior. ¡Declare fe sobre su futuro! [xiv]

La enseñanza del popular pastor, al igual que la presentada por los practicantes del Control Mental, afirma que debemos rechazar en todo momento los pensamientos negativos y centrarnos solo en hablar y actuar de manera positiva.  «Lo curioso es que pensar, actuar o expresarse de forma negativa, incluye predicar sobre el pecado, la culpa, el juicio o el infierno; por lo cual, la vida cristiana es distorsionada casi en su totalidad. El Dr. Fernando Saraví, respecto a algunos de los peligros y las tragedias que se cosechan ante “la insistencia exagerada en la actitud mental positiva”», escribe:

En la predicación, lleva a truncar aquellas exhortaciones que ponen al descubierto nuestros pecados, y a omitir las necesarias advertencias sobre la desastrosa consecuencia de rechazar el don de Dios en Cristo.

En la apologética o defensa de la fe, la “actitud positiva”, prohíbe la crítica de todo sistema de creencias y prácticas, por anticristiano que sea. Nada debe ser criticado; cada cual debe mirar su propio plato, y no entremeterse en lo que los demás creen o hacen.

 En la vida devocional, esta corriente tiende a suprimir de la oración un elemento fundamental, que es la confesión de nuestros pecados y el reconocimiento de nuestra debilidad y nuestras limitaciones. Incluso se desalienta esta práctica por considerarse que fomenta pensamientos negativos, debilita la autoestima y socava la fe. Comparece esta posición con la enseñanza bíblica: 1 Juan 1:8-22; Romanos 7:7-25; Marcos 1:5; Santiago 5: 16.

En cuanto a la actitud interior del creyente [...] socava el juicio crítico, iluminado por el Espíritu Santo, acerca de la validez y justicia de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Desconocer nuestras debilidades, en realidad agranda nuestro orgullo y nos aleja de Dios. Sin embargo, según los maestros citados, reconocer que hemos actuado mal puede ser peligroso, y sentir culpabilidad es la cima del negativismo.  

Respecto a la actitud exterior [...] fomenta la más deplorable hipocresía. Se supone que el creyente debe vivir “positivamente”; pero, aun si no lo logra, debe continuar actuando “positivamente”. Esta es la actitud que permite reír con los que ríen, pero ciertamente imposibilita llorar con los que lloran. Los que deberían llorar se contienen, por las enseñanzas de sus maestros y la presión del grupo, pues hacerlo solamente puede traer males mayores.

Finalmente, incluso en la liturgia de muchas iglesias puede verse hoy el fruto de la trampa de la “actitud positiva”, sin que la mayoría de los creyentes se percate. Se trata del énfasis casi exclusivo en la alabanza y la adoración a expensas del arrepentimiento, la constricción, la confesión de pecados y la súplica. Esta falta de equilibrio se refleja en las oraciones, en los mensajes y muy especialmente en la mayoría de las canciones cristianas nuevas, entre las cuales hay escasamente un puñado que diga algo significativo sobre el pecado, la justicia y el juicio.[xv]

Si lo que proclama la Actitud positiva es cierto [señala Saraví], entonces los profetas del Antiguo testamento, Jesús mismo y sus apóstoles, fueron los más negativos de todos los hombres... Ellos anunciaron el juicio de Dios, la condición humana caída, la necesidad de arrepentimiento y el temible destino de los que rechazan a Jesucristo.[xvi]     

Las falsas doctrinas y las malas interpretaciones han conquistado muchas iglesias. Las personas quieren escuchar solo lo que les gusta. Nadie quiere ser confrontado por mensajes que le muestren cuan pecador es y cuan sucio está delante de Dios. Predicadores como Osteen, han comprometido el mensaje del evangelio con el objetivo de que sea aceptado y nos han presentado a un Jesús que tiene más semejanza al Genio de la lámpara de Aladino, que con el Jesús que murió en la cruz del calvario pagando un alto precio por tus pecados y los míos. En pocas palabras, Declárelo, visualícelo, decrételo y ordénelo que Dios tiene que obedecer.

Algo que muchos creyentes ignoran respecto a la visualización, es que personajes como Osteen entre muchos otros que la enseñan y la practican, han sido afectados en gran medida (aun cuando ni ellos mismos sean conscientes del hecho), por psicoanalistas como Carl Gustav Jung; quien viviera entre los años 1875 al 1961. Este hombre fue una de las personalidades claves en el periodo inicial del psicoanálisis, y contribuyo de manera eficaz «a que las antiguas enseñanzas y prácticas ocultistas fueran difundidas, bajo ropajes nuevos y científicos, primeramente por psicólogos, después por hombres de negocios y finalmente por cristianos»[xvii].

«La psicología [escribe Dave Hunt] transforma de manera científica el ocultismo en una exploración del mundo interior de la mente, la purifica de demonios y de lo efectivamente malo, introduciendo sin más ni más nuevas definiciones, haciendo del espiritismo una experiencia puramente psíquica que dicen que es muy benigna y recetan como remedio para las diversas formas de psicoterapia y para la autorrealización.

Las teorías de C. G, Jung representan supuestamente una interpretación científica, que en realidad lo que hace es desmitificar el ocultismo, asegurando a aquellos que lo practican que no tienen que vérselas con seres espirituales reales,sino que están construyendo un contacto con las imágenes arquetípicas del inconsciente colectivo. Esto le da la posibilidad al analista jungiano de practicar con nueva presentación la antigua hechicería»[xviii].

Volviendo una vez más a Osteen, es necesario añadir que su desastrosa teología no termina aquí, pues aparte de enseñar que las maldiciones y las bendiciones generacionales «son transmitidas vía “la línea de sangre que se forma en el ADN suyo”»;[xix] afirma que «Jesús tuvo que sufrir en el infierno a fin de que usted y yo naciéramos de nuevo».[xx] Las atrocidades predicadas por Joel acerca de la expiación no pueden ser más horrorosas. La Biblia dice que Jesús «despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz» (Colosenses 2:15); Osteen, dice que su triunfo fue en el infierno. Lo curioso es que esta enseñanza de presentar a un Jesús que después de morir luchó o se vio obligado a sufrir en el infierno, no es más que dar seguimiento a la «doctrina de la identificación» que Kenyon y Hagin ya habían empezado a desarrollar. Doctrina donde se dice que Jesús murió de forma física y espiritual «y que el espíritu de Jesús después de su muerte corporal estuvo tres días en el Hades sufriendo torturas por parte de los demonios y que finalmente trajo una ofrenda a Satanás' o pagó un precio para nuestra salvación».[xxi]

Osteen pasa el triunfo de la cruz a los pasillos del infierno [escribe Hanegraaff] Allí, Jesús, “si batalló con Satanás cara acara”. En contradicción completa con el texto bíblico, “cuando Jesús inclinó su cabeza y murió en la cruz”, dice Osteen, Satanás y todos esos demonios se reunieron en el infierno para la gran celebración en el vestuario después del Super Bowl”. Al final, sin embargo, el Salvador aplastó a Satanás y “arrebató las llaves de la muerte y del infierno de manos de Satanás. Y agarro a Satanás por el cuello y comenzó a arrastrarlo lentamente por los pasillos de infierno. Todo golpeado y magullado, ¡porque Él quería asegurarse que cada demonio viera con mucha claridad que Jesús era, sin duda, el Campeón indiscutible de todos los tiempos”[xxii]

¿Qué nos enseña la Biblia? En Hebreos 2:14 leemos que Cristo destruyó «por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es al diablo». No fue el triunfo de Cristo sobre Satanás en la caldera del infiero lo que expió el pecado. Jesús dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23:46; Juan 19:30) y no: “Satanás, en tus garras entrego mi espíritu”[xxiii]

En una entrevista que le hiciera Larry King en su programa televisivo. Cuando le preguntaron a Osteen si pensaba que las personas que se niegan a aceptar a Jesucristo estaban equivocadas, Respondió: 

'Bueno, yo no sé si creo que están equivocadas o no. Creo que esto es lo que enseña la Biblia y la fe cristiana, eso es lo que creo. Sin embargo, pienso que solo Dios juzgará el corazón de la persona. Pasé mucho tiempo en la India con mi padre y no conozco todo sobre su religión. Pero sé que aman a Dios. Y no sé. He visto la sinceridad de ellos. Así que no se. Sé que en lo que a mí respecta, y es lo que la Biblia enseña, quiero tener una relación con Jesucristo'[xxiv]. ¿Cómo es posible que un pastor evangélico responda así a esta pregunta? «El que tiene mis mandamientos, y los guarda [dijo Jesús] ese es el que me ama [...] El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él» (Juan 14: 23). ¿Cómo es entonces que Oteen puede decir qué el Dios de la Biblia es también amado por los adoradores de Krisna? La respuesta es sencilla, no puede refutar las posiciones anti bíblicas de otras religiones o creencias aún cuando sean tan claramente anticristianas como lo es el hinduismo; pues ello pasaría a ser una actitud negativa. Lo expresado por Osteen, es el vivo ejemplo de lo afirmado por Saraví cuando escribe acerca de cómo es distorsionar la vida cristiana en cuanto a la apologética (esto es la defensa de la fe), al abrazar enseñanzas como la actitud mental positiva y mezclarlas con el evangelio, pues «la 'actitud positiva', prohíbe la crítica de todo sistema de creencias y prácticas, por anticristiano que sea».[xxv]

No crea que se ha dicho todo. El desmembramiento de la doctrina bíblica en los labios y la pluma de Osteen es en realidad tenebroso. Sin embargo, creo que ha sido suficiente para demostrar que estamos ante un escritor más de libros de autoayuda; un predicador de mensajes religiosos motivacionales y alentadores que tuerce la Escrituras de manera bochornosa y atroz.

La popularidad de Osteen es descrita por los apóstoles Pablo y Pedro cuando escribieron: Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas (2 Timoteo 4:3-4). Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme (2 Pedro 2: 1-3).

NOTAS



[i]Osteen, J. (2005). Su Mejor Vida Ahora. Estados Unidos de América. Casa Creación. Contraportada del libro.

[ii]Hanegraaff, H. (2010). Cristianismo en Crisis. Estados Unidos de América: Grupo Nelson. Pág. 36.

[iii]Michael Horton, Christless Christianity (Grand Rapids: Baker, 2008), p. 68. Citado en: MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América: Grupo Nelson. Pág. 27

[iv] MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América: Grupo Nelson. Pág.

[v]Saraví, F. (1994). Control mental: Una perspectiva cristiana. Buenos Aires. Certeza ABUA. Pág. 76. 

[vi]Ibíd.

[vii]Osteen, J. (2005). Su Mejor Vida Ahora. Estados Unidos de América. Casa Creación. Pág. 4.

[viii]Ibíd. Pág. 13.

[ix]Ibíd. Pág. 80.

[x]Ibíd. Pág. 103.

[xi]Ibíd. Pág. 102.

[xii]Ibíd. Pág. 126.

[xiii]Ibíd. Pág. 60-61.

[xiv]Osteen, J. (2013). Yo Declaro. Estados Unidos de América. FaithWords. Hachette Book Group. Inc. Introducción xii.

[xv]Saraví, F. (1994). Control mental: Una perspectiva cristiana. Buenos Aires. Certeza ABUA. Pág.  Pág. 93-95.

[xvi]Ibíd. Pág. 97.

[xvii] Bühne, W. (1994). Explosión Carismática.  España: Editorial Clie. Ibíd. Pág. 106.

[xviii] Citado en: Ibíd.

[xix]Osteen, J. (s. f.). Become a Better You. Págs. 7-8. Citado en Hanegraaff, H. (2010). Cristianismo en Crisis. Estados Unidos de América: Grupo Nelson. Págs. 39-40.

[xx]Hanegraaff, H. (2010). Cristianismo en Crisis. Estados Unidos de América: Grupo Nelson. Pág. 192.

[xxi]Bühne, W. (1994). Explosión Carismática.  España: Editorial Clie. Págs. 146-147.

[xxii]Hanegraaff, H. (2010). Cristianismo en Crisis. Estados Unidos de América: Grupo Nelson. Pág. 37-38

[xxiii] Ibíd.

[xxiv]Entrevista a Joel Osteen. (Salió al aire el 20 de junio de 2005). Larry King Live. CNN. Transcripción disponible en:

https://transcripts.cnn.com/TRANSCRIPTS/0506/20/lkl.01.html.

Citado en: MacArthur, J. (2014). Fuego extraño. Estados Unidos de América: Grupo Nelson. Pág. 51.

[xxv]Saraví, F. (1994). Control mental: Una perspectiva cristiana. Buenos Aires. Certeza ABUA. Pág. 94.

©Wilfredo Morales Acosta

FE AUTÉNTICA

TEMA: JOEL OSTEEN: UN PREDICADOR A GUSTO DEL CONSUMIDOR

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario