LA MÚSICA Y EL MENSAJE SUBLIMINAL

LA MÚSICA Y EL MENSAJE SUBLIMINAL

©Wilfredo Morales Acosta

10/11/2015

Según el Diccionario de la Lengua Española, la palabra subliminal es aplicable a la idea de la «emoción o sensación que, por demasiado débil o por otras causas, no llegan a ser percibidas por la conciencia».[i] Para muchos expertos e investigadores del tema, hablar de mensaje subliminal es lo mismo que hablar de una violación, pero en dicho caso, a nuestra conciencia, ya que se trata de una invasión sobre la persona sin solicitar su consentimiento con anticipación, y ante la cual, el ser humano está indefenso en su totalidad. Las referencias concernientes a la existencia de dicho fenómeno, aunque muchos piensen es algo nuevo, en realidad no lo son, pues fue precisamente Aristóteles quien ya lo venía planteando desde la antigüedad. [ii]

El tiempo ha pasado y los hombres aun siguen intrigados en gran medida por saber cuánto hay de cierto en dichas teorías; por lo que se han llevado a cabo numerosos estudios con la esperanza de encontrar respuesta a la cuestión. Algunas de las investigaciones han derramado cierta evidencia, aunque muy débil, mientras que otras, han fracasado. El Doctor Wilson Bryan Key, quien ha dedicado muchos años de su vida al estudio del tema, escribe: «”Todos los mensajes subliminales están ideados a propósito con el motivo de importunar, manipular, modificar o manejar la conducta humana”»[iii]. «”El sistema inconsciente parece ser capaz de descifrar una cierta clase de información distorsionada sin que los individuos sean conscientes de la percepción”»[iv]. «”Cualquier cosa que sea percibida conscientemente puede ser evaluada, criticada, discutida, argumentada y, posiblemente, rechazada, mientras que la información percibida inconscientemente no encuentra resistencia o cualificación por parte del intelecto”»[v]. Y Jimi Hendrix, uno de los más influyentes músicos de la historia, ha dicho: «“A través de la música se van a producir atmósferas, porque la música es un ente espiritual de por sí. Se puede hipnotizar a la gente con la música y cuando se hallan en su punto más débil, se puede predicar al subconsciente lo que se quiere decir”»[vi].

Respecto a la implantación de los mensajes subliminales, tanto en lo que vemos como en lo que escuchamos, podríamos decir que existen tres categorías principales. Una de ellas es haciendo uso de las imágenes, pues estas, suelen ser proyectadas ante el espectador en la forma de figuras o palabras y de manera oculta, ya sea entre todo aquello que las rodea o a velocidad muy elevada.

En este caso y a modo de ejemplo, podemos citar a Brian Hugh Warner, pero más conocido como Marilyn Manson; quien ha sido reconocido como uno de los artistas más exitosos de todos los tiempos, y  tuvo una amistad y admiración muy grande por Anton Szandor LaVey, el escritor de la biblia satánica y fundador de la iglesia de Satán. En una de sus canciones titulada «I do not like the drugs but the drugs like me» (Las drogas no me gustan, pero las drogas gustan de mí). Vemos como una maestra enseña a los pequeños y aunque pasa muy rápidamente; en las tarjetas que ella muestra, al ponerlas a cámara lenta, leemos: «Mastúrbate» «Estrella dopada» «Suicídate»[vii].

Una voz ignorada

Otro de los métodos usados, es el de la grabación oculta hacia delante, donde los mensajes son colocados muy tenuemente, pero el más extendido de todos es el de la grabación oculta hacia atrás. Cuando escuchamos la canción de manera normal, el comunicado portado es por completo inaudible, pero cuando se invierte la grabación, en vez de escuchar sonidos incongruentes, lo que escuchamos es otro conjunto de palabras con un mensaje distinto.

En una canción titulada «Muñecas de Porcelana» e interpretada por Don Omar, vemos como le canta a las relaciones sentimentales y sexuales entre mujeres. Al reproducirla de forma normal, escuchamos:

Un amor de muñecas de porcelana.
Dos mujeres que son una; son una en dos.
Son 4 senos que se aman en la misma cama.
Un amor que es prohibido, pero en fin, es amor.[viii]

Cuando revertimos la estrofa de dicha canción, lo que podemos escuchar es: «Sexo con demonios».

Un caso conmovedor

Otro de los casos que podemos citar en cuanto al uso de mensajes que hacen su aparición camuflados entre la música y las letras de las canciones, es el sucedido el 23 de diciembre de 1985 en Reno (Nevada, EE.UU). James Vance de 20 años y Raymond Belkamp de 18, eran amantes de la música heavy metal y en especial del grupo Judas Priest.

Según las investigaciones, los dos jóvenes habían estado escuchando repetidamente el álbum titulado «Stained Class» (Clase manchada). En el juicio celebrado producto a la tragedia, se dijo que los jóvenes habían escuchado que «para ser un héroe hay que morir», y luego comenzaron a repetirse de forma continua, hazlo, hazlo, hazlo.[ix] Fueron en busca de una escopeta y en el patio del instituto, Raymond se suicido, y James, en su intento por seguir los pasos de su amigo; en medio de su inseguridad perdió el control del arma y en lugar de acabar con su vida se destrozo la cara.

Tal y como se ha señalado antes, este hecho fue a los tribunales, pues el grupo Judas Priest estaba acusado de introducir mensajes subliminales en sus canciones y todo indicaba que esta tragedia era consecuencia de sus acciones. El juez escuchó la canción y confirmó que en específico, la palabra hazlo estaba presente, pero su dictamen fue que estaba allí de forma incidental. Alegando además, que los jóvenes habían crecido en un ambiente violento y depresivo; teniendo otras muchas razones de valor que podían explicar dicho comportamiento. Por esa razón, la agrupación quedó absuelta. Eldon Taylor, autor de «Programación Mental», ha dicho:

El grupo Judas Priest, ha admitido haber usado mensajes subliminales en otros discos, pero en este justamente no. La CBS Records [afirma Taylor] nunca hizo público el máster original. Se debió haber incautado el máster original de 24 pistas para que pudiéramos determinar si el mensaje había sido insertado intencionalmente, o no era más que una coincidencia sonora[x].

Después de lo sucedido, en una entrevista hecha a la víctima, no solo escuchamos unas palabras conmovedoras, sino también unas afirmaciones que dan crédito a lo que hemos venido tratando hasta ahora en cuanto al poder que ejerce la música sobre los seres humanos. Vance, dijo: «La música nos hacía sentir poderosos, hacía volar nuestras emociones, subir, bajar, subir, bajar, era como una droga; un estupefaciente. (En otro momento, expresó): Me gustaría decir que estos individuos son unos asesinos, creo que han matado a Ray».[xi]

Más espacio que tenemos visita

La iglesia ha abrazado al mundo. Ha dejado de distinguir entre lo puro y lo impuro, entre lo santo y lo profano: géneros y estilos musicales de todo tipo, héroes, modelos a seguir, costumbres, filosofías, estrategias y un sin número de otras muchas se sientan en sus bancos y a la vez alaban, conquistan, predican, influyen, enseñan y convencen. Mi pregunta es: ¿junto a todos estos visitantes habrá entrado también el mensaje oculto en las canciones?

Ante el fenómeno subliminal, existe escepticismo en el mundo cristiano. Algunos no están de acuerdo con que sea posible y otros lo dan por un hecho. Según numerosos líderes eclesiásticos, dichos mensajes pueden ser colocados a propósito, sea por el mismo cantante y la compañía grabadora de discos o inspirado por el propio enemigo de nuestras almas. Y si lo que sucede en el mundo secular es aterrador, pudiéramos decir que más aterrador aún es el hecho de que, en  la llamada música cristiana de hoy, es decir, en la que a diario sale de nuestros labios en ofrenda a Dios, también podemos encontrar estos mensajes ocultos. 

Una investigación personal

Uno de los casos que podemos tomar como ejemplo es el de la canción titulada «Vine a adorarte» (versión en español); la cual escuchamos en la voz de Marcela Gándara.[xii] Al reproducirla de manera correcta se escucha: «Nunca sabré cuánto costó ver mi maldad sobre esa cruz»; aunque no queda claro si lo que dice es saber o sabré,[xiii] a la inversa oímos: «Dancemos, Satán vive, gozo por mal de Beelzebú».[xiv]

¿Cómo lo habrán hecho? ¿Lo pusieron a propósito o fue inspirado por Satanás? En mi curiosidad por saber un poco más acerca de ello; pensé, si fue añadido por la compañía discográfica o alguna otra persona y la canto yo, no podrá decir lo mismo. Luego, me grabé cantando y después leyendo dicha estrofa de la canción. Para invertirla utilicé los programas de Audacity y Magix Music Maker, donde los resultados, al cantarla, fueron en extremo semejantes al escuchado en dicha canción, no así cuando fue leída, pues no se podía entender casi nada. Las conclusiones son obvias. Para que este mensaje sea entendido de forma correcta, es necesario que la canción sea cantada con la entonación lo más exacta posible, pues cuando varia, aparentemente se pierde. ¿Cuántas veces hemos cantado esta canción en nuestras iglesias? ¿Cuántas canciones más tendrán estos mensajes y nosotros no lo sabemos? Sí, es muy probable que usted a estas alturas esté confundido y extremadamente preocupado, pero créame, no es el único, pues hoy somos muchos los cristianos que tenemos las mismas preocupaciones y dudas. 

Como se había dicho, este tipo de mensaje puede ser colocado por personas o inspirado por huestes satánicas. En cuanto a la implantación por parte de los artistas o productores, es de sobra comprobado y confirmado que lo hacen.  Lo que no queda claro y aun no se ha podido comprobar de forma razonable y convincente, es el efecto que puede llegar a tener sobre las personas. Algunos expertos creen que nuestro cerebro tiene la capacidad de descifrar el mensaje que nos llega al revés, y plantean que mientras la mente consciente disfruta de la letra hacia delante, el subconsciente trabaja en la interpretación de lo que ha sido plantado en reversa; llegando a concluir que el uso de dicha práctica podría ser muy perjudicial para los escuchas. Por otro lado, tenemos a los que se muestran escépticos ante tal situación. Según sus investigaciones, no han encontrado nada de qué preocuparse, y concluyen que lo escuchado es producido por una percepción errónea de un patrón, reversiones fonéticas coincidentes o la imaginación. Toda esta controversia provocada por la falta de evidencias, sitúa al Backmasking (Enmascaramiento hacia atrás) en un tema lleno de especulación y suposiciones sobre el cual no podemos dar una respuesta concreta. Lo cierto es que por mucho que algunos lo afirmen u otros lo nieguen. Por un lado tenemos la escasez de pruebas científicas para probarlo, pero, por otro, tenemos la evidente realidad de que el hombre no lo sabe todo, cada día aprende y descubre cosas nuevas y del cerebro humano conoce muy poco. Además, como creyentes, sabemos que existen numerosas situaciones que humanamente quedan sin explicación obvia, y que aún falta mucho por aprender. De hecho, la historia nos confirma que no ha pasado mucho tiempo desde que un tribunal de la inquisición en Roma condenara a un hombre llamado Galileo Galilei por sostener que la tierra se movía alrededor del sol. Son estas algunas de las razones por la que pienso que la barrera del desconocimiento y la inexistencia de pruebas razonables que expliquen con total amplitud dicha cuestión, no han de ser un pretexto para dar por terminado o desechar una situación que es tan notable y a la vez preocupante en nuestros tiempos. Recordemos pues, que la ciencia no siempre es algo definitivo.[xv] Hoy nos ofrece ciertos conocimientos, mañana, algunos pasan a ser modificados mientras que otros terminan siendo desechados; tal y como hemos experimentado a lo largo de los años.

Preguntando a la Biblia

No ha sido fácil para mí escribir acerca del tema, sobre todo por la falta de pruebas tanto científicas como bíblicas. Sin embargo, las Escrituras si nos revelan que Satanás tiene la capacidad par de alguna manera desconocida, influenciar ciertos pensamientos en las personas. Uno de estos casos lo vemos cuando Jesús después de declarar «a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día»; Pedro apartándose con él, «comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres» (Mateo 21- 23). Y un segundo ejemplo, lo hayamos en Hechos 5:1-11, donde se nos narra la historia de un matrimonio que pretendía agradar a Dios a la misma vez que a los hombres. Cuando Ananías llegó ante Pedro, el apóstol le dijo: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? [...] ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.  

¿Puede la mente de una persona ser influenciada por Satanás? ¿Puede este de algún modo inspirar ciertos pensamientos?  La respuesta es, sí, ¿Cómo lo hace?  No lo sabemos, pero de lo que sí podemos estar seguros, es que lo puede hacer.

No quiero decir que estos sean ejemplos de Backmasking. Lo que intento demostrar es el hecho de que el padre de mentiras tiene el poder para de algún modo que desconocemos, plantar en nuestra mente cierto tipo de pensamiento que incluso a veces pasa como si fuera propio. Sé que no han de faltar aquellos que estén en contra de dicha interpretación, alegando que las palabras de Jesús fueron una simple forma de expresión ante una idea tan carnal y absurda. ¿Acaso el Señor dijo algo sin sentido o solo por decir en alguna ocasión? Jesús no dijo a Pedro que él estaba poseído por demonios; lo que vemos es que el apóstol había aceptado una idea satánica «al tratar de evitar la muerte de Jesús en la cruz».[xvi] La respuesta del Señor fue muy severa, Jesús sabía cuál era el origen de esas palabras, y era necesario que sus discípulos también lo supieran.[xvii] Una buena pregunta sería. ¿Podría Satanás inspirar la frase de una canción para que al ser reproducida a la inversa emita un mensaje distinto en su totalidad? Esto es demasiado difícil de hacer para el hombre, pero no creo que para el enemigo de nuestras almas sea un problema.

En cuanto al mensaje oculto que encontramos en la canción tomada como ejemplo, creo que ha sido inspirado por Satanás,  pues aparte de tener un alto grado de complejidad a la hora de hacerse, entiendo que si hubiese sido insertado como lo han hecho otros, al cantar otra persona no se escucharían más que palabras incoherentes; sin sentido.

Opino también que estos cantantes no buscan hacer cosas semejantes, y supongo que dichos mensajes son aún ignorados por ellos. Además, me resulta muy irracional e increíble que producto a la imaginación, una percepción errona de un patrón o reversiones fonéticas coincidentes, se pueda llegar a escuchar una frase tan perfectamente audible, tan adecuada en su propósito, y tan coordinada en su composición como la presentada en esta ocasión.

Puede que usted decida creer o no en dicho fenómeno, en ambos casos, le comprendo. Es cierto y comprobado que su uso es llevado a cavo a nivel mundial tanto por artistas como por empresarios. Sin embargo, en mi razonamiento sobre el tema, lo que en realidad me molesta es la posibilidad de cantar canciones con un mensaje insertado. Aún más, le aseguro que después de tanto meditar, he deseado que los escépticos ante tales planteamientos tengan la razón, ya que, de no ser así, ¿habría que revisar cada canción que cantamos en nuestras reuniones para descartar algunas y aceptar otras? Aun cuando no afecte a los escuchas, ¿no es acaso preocupante el hecho de saber que mientras exaltamos a Dios con cánticos, podríamos también estar haciendo todo lo contrario? Juzgue el lector.

Sea cual sea el resultado de las investigaciones en un futuro, es necesario dejar algo bien claro: las técnicas subliminales no son bíblicas, y por lo tanto, no son lisitas para que un creyente las use ya sea a través de la música o cualquier otro medio a la hora de predicar el evangelio y resolver problemas espirituales. Es posible que algunos lectores se pregunten el por qué de dicha advertencia. No obstante, créame cuando le digo que las razones están bien fundamentadas, sobre todo, porque ya se han levantado ministerios que usan los métodos subliminales para llevar el mensaje de salvación a los perdidos.

Un nuevo hallazgo para la cristiandad

Según los exponentes y promotores de estas ideas, que por cierto, son muy populares al día de hoy entre los no creyentes, el poder para el desarrollo personal se encuentra dentro de nuestra mente. Por lo cual, debemos educar el subconsciente, pues se cree y enseña, que esa parte de nuestro cerebro está malformada y llena de errores que detienen el progreso en cualquier área de nuestras vidas.

 Algunas de estas propuestas sostienen que mediante la utilización de cintas subliminales, por ejemplo: podemos mejorar el sueño, apaliar el estrés, dejar de fumar, perder peso, salir de deudas, conquistar la abundancia financiera, curar enfermedades como el cáncer e incluso hasta cambiar el color de nuestros ojos. Es muy factible ofrecerle a le gente caminos fáciles pare lograr cosa difíciles, pero ¿qué tiene que ver todo esto con el evangelio y la enseñanza bíblica? Por supuesto que nada, sin embargo, a muchos cristianos les encanta imitar las cosas del mundo.

Han sido varios los ministerios dedicados a la promoción de estas prácticas mundanas desde hace ya un buen tiempo. Algunos, comercializaban con corbatas que portaban «las palabras 'Jesús Salva' [...] tejidas entre la tela»;[xviii] asegurando que este mensaje, no visto por la persona de manera consciente era absorbido de forma subconsciente. Por lo que el evangelio ya le era predicado a todos aquellos que pasaban a nuestro alrededor sin la necesidad de decir ni siquiera una palabra. Y entre los que producen grabaciones de audio subliminales, nos encontramos con Ministries Renew (Ministerios de renovación) prometiéndote «'libertad de la duda, temor, fracaso, temor de la muerte, culpa, dolor, depresión, [...] orgullo, lujuria, tentación, pornografía, indecisión...'»[xix]; y con Rapha Ranch, donde te ofrecen una «Terapia de la Palabra» asegurándole sanidad a los enfermos de cáncer. Linda Fehl, fundadora de Rapha Ranch, escribe:

En 1983 Dios me sanó de cáncer de mama y me encargó: “Levanta un lugar donde las víctimas de cáncer pueden venir y ser sanadas” [...] Continuamente clamábamos a Dios que nos mostrara cómo llevar su Palabra a su pueblo precioso en sus situaciones de crisis. Entonces un día nos topamos con un programa de televisión que describía cómo el proceso subliminal estaba ayudando a muchas personas al usar afirmaciones positivas.

¡La idea nos llegó! ¿Podría la pura Palabra de Dios ser usada de manera similar? Después de dos meses de investigación y mucha oración, supimos que teníamos no solamente una idea creativa, sino un mandato de Dios para producir una herramienta que ayudaría a sanar a los enfermos[xx].

 

Linda, continua su apasionante narración contándonos que nunca pudieron haber concebido como Dios usaría las Escrituras de sanidad con música ungida, y que al cabo de dos semanas una mujer fue sanada de cáncer. ¿Puede un creyente ser sano o lleno del Espíritu a través de mensajes subliminales con música ungida? ¿Puede ser predicado el evangelio mediante corbatas con letreros invisibles para el consciente? Para estos cristianos sí, y lo más alarmante, es que al día de hoy continúan engañando a miles de personas alrededor del mundo, entre ellas, personas desesperadas que buscan hallar sanidad para sus enfermedades. Cuando hacemos una visita a la página web de Rapha Ranch, después de encontrarnos con este conmovedor pero engañoso testimonio, leemos: «Así que la fe, viene por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios (Romanos 10:17). “¿Puedo ofrecerle una forma muy eficaz para escuchar la Palabra de Dios hoy día?” “Terapia de la Palabra”. Series CD»[xxi]. Y a continuación, nos ofrecen una serie de mensajes subliminales, cada uno con su título, precio y por supuesto, música ungida: «Terapia de la Palabra: Prosperidad. $11.95», «Terapia de la Palabra: Liberación $ 11.95», «Terapia de la Palabra: La sangre de Jesús $ 16.95»; «Terapia de la Palabra: Confesiones $ 11.95 (instrumental[xxii]. Nada, un método más para entretener y confundir a las personas, tal y como vemos sucede entre los inconversos de hoy.

Los seres humanos que no quieren saber de Dios, han sido lanzados con violencia sobre los desechos de sus propias filosofías huecas, ambiciones desmedidas, manipulaciones obsesivas, confusiones impresionantes e idolatrías apasionantes. Mientras, estos cristianos, en vez de llevar el mensaje del evangelio de forma pura y bíblica ante esos descalabrados muertos en vida, salen corriendo con vasijas en sus manos para recoger de esos escombros y luego vaciarlos en el interior de sus congregaciones.

Son numerosos los creyentes que han sucumbido a tales prácticas anti bíblicas, y es curioso ver como la música es utilizada por estos falsos maestros para dar belleza y proporcionar sentido de profesionalidad y espiritualidad a sus ideas descabellas y anti cristianas. Aun cuando se descubra en un futuro la posibilidad de que los mensajes subliminales pueden afectar al hombre de algún modo, su uso no cuenta con el más mínimo apoyo de las Escrituras. Al contrario, lo que la Biblia nos enseña es: «Transformaos por la renovación de vuestro entendimiento» (Romanos 12:2). El crecimiento espiritual es un proceso exigente, que requiere constancia y mucho esfuerzo de nuestra parte, Por lo tanto, es imposible que lo logremos mediante el uso de un método tan carente de empeño y denuedo. El apóstol Pedro expresó:

Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe, virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, perseverancia; a la perseverancia, devoción; a la devoción, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni estériles en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo (2 Pedro 1:5-8).

Es tan fácil, tan sin esfuerzo [escribe MacArthur] Supuestamente uno puede absorber la Escritura sin siquiera ponerle atención. La oración ferviente, la santidad diligente, la devoción sincera, el estudio cuidadoso y la meditación consciente, todos son considerados innecesarios por este enfoque. Solía ser que perder peso requería autocontrol y disciplina. Ahora, se nos dice, una cinta de tocado continuo puede exorcizar demonios de gordura y glotonería para usted, sin esfuerzo por su parte. Más importante aún, solía ser que la fe, el entendimiento espiritual y la justicia se conseguían mediante vidas disciplinadas de devoción y estudio; ahora, los proponentes de la terapia subliminal, prometen que la santidad le puede ocurrir a usted mientras duerme.[xxiii]

Muy a pesar de todo y ante las dudas que se yerguen a nuestro alrededor, estoy de acuerdo con aquellos que dicen que este es un argumento débil a la hora de hacer ver como es usada la música para el mal, cuando Satanás tiene a las multitudes entonando mensajes destructivos que incitan, exaltan y promueven de manera clara a la violencia, las drogas y la inmoralidad. Y a un gran número de creyentes, deleitándose en alabar a Dios a través de letras infectadas con falsas doctrinas, estilos y géneros musicales obscenos e indecentes en su totalidad. De hecho, al hacer un seguimiento de los mensajes subliminales en la música cristiana, he notado que siempre hay una aspecto en común, es decir, la gran mayoría de estos mensajes, por no decir que todos, se encuentran precisamente en canciones cantadas por creyentes que siguen falsas doctrina, como es en los casos de Marcos Witt, Marcela Gándara y Alex Campos, etc. Decidamos creer o no en dicho fenómeno, el mensaje sigue ahí, y espero que algún día no muy lejano podamos comprender mejor el asunto.

 

NOTAS

[i]Diccionario de la Lengua Española. (1992). Vigésima primera edición. Madrid: Brosmac, S.L. Pág. 1355.

[ii]La teoría del sueño de Aristóteles es uno de los primeros informes acerca del fenómeno subliminal. Aristóteles, escribió: «”Los impulsos ocurridos en el día, si no son muy grandes y poderosos, pasan inadvertidos porque los impulsos de alerta son mayores. Pero durante el sueño sucede lo contrario; así los impulsos pequeños se convierten en grandes. Esto está claro que sucede en el sueño; el hombre piense que es alertado y que oye fuertes truenos cuando únicamente el estímulo es un eco débil en su oído y siente cómo miel y dulces flores resbalan por su garganta, cuando únicamente es un gota de flema”». Aristóteles, Prava Naturalia. Pág. 426. Citado por: Dolores Lucía Sutil Martín. (1992). Mensajes Subliminales en la Publicidad. Universidad Complutense de Madrid. Colección Tesis Doctorales. Pág. 42. «Esta teoría implica no solo la existencia de umbrales por debajo de la vigilia normal consciente, sino que también propone la terminación del sueño durante los estímulos internos de los que el receptor está inconsciente. Apoyan esta hipótesis los experimentos de Maury (1857‒1885) y Vold (1910) que muestran que los sueños pueden ser vehículos para los efectos de la estimulación externa concurrente». Dolores Lucía Sutil Martín. (1992). Mensajes Subliminales en la Publicidad. Universidad Complutense de Madrid. Colección Tesis Doctorales. Pág. 42. En línea:

https://biblioteca.ucm.es/tesis/19911996/S/4/S4001301.pdf.

[iii]Bryan, K .W. (1976). Media Exploitation. Citado en Blanchard, J., Anderson, P., & Cleave, D. (1991). El Rock Invade la Iglesia. (D. Cánovas, Trad.).  Barce-lona, España: Clie., & Ed., Ebenecer, Pág. 62.

[iv]Bryan, K. W. The Calm Bake Orgy. Citado en Blanchard, J., Anderson, P., & Cleave, D. (1991). El Rock Invade la Iglesia. (D. Cánovas, Trad.).  Barcelona, España: Clie., & Ed., Ebenecer, Pág. 62.

[v]Bryan, K. W. (1974). Subliminal Seduction. Citado en Blanchard, J., Anderson, P., & Cleave, D. (1991). El Rock Invade la Iglesia. (D. Cánovas, Trad.). Barcelona, España: Clie., & Ed., Ebenecer, Pág. 62. Blanchard añade: «"Las conclusiones del doctor Key están respaldadas por el doctor Lloyd Silverman, profesor de Psicología en la Universidad de Nueva York: 'Existen dos centros cerebrales que se ocupan de los estímulos externos. Uno de los centros es responsable de registrar un estímulo, el de llevarlo a la conciencia. El primer centro es mucho mas cencibel que el segundo, de manera que un estímulo muy débil (tal como el de palabras a un bajo volumen ocultas bajo la música, o insertadas hacia atrás) se registra en la mente, pero no penetra en la conciencia". En términos sencillos, esto significa que el material insertado mediante la grabación oculta hacia atrás  no se "pierde", sino que es fácilmente visible [y audible] por parte del oyente sin que él sepa que este es el caso».    

[vi]Life. (3 de octubre de 1969). Citado en Blanchard, J., Anderson, P., & Cleave, D. (1991). El Rock Invade la Iglesia. (D. Cánovas, Trad.). Barcelona, España: Clie., & Ed., Ebenecer, Pág. 21.

[vii]Manson, M. (1999). I do not Like the Drugs but the Drugs Like me. Álbum, Mechanical Animals.

Mansos, En su libro titulado: La Larga Huida del Infierno, mientras cuenta cómo fue su ansioso y esperado encuentro con el doctor (nombre preferido de LaVey), escribe: «Había escrito, había llamado, había suplicado. Finalmente, me concedió una cita [...] No importaba a qué hora me llamara el doctor ni a qué lugar me invocara, yo planeaba estar ahí. Yo lo admiraba y respetaba. Teníamos muchas cosas en común: ambos teníamos experiencia como artistas extravagantes, habíamos puesto maldiciones exitosamente a otras personas, estudiamos criminología y a los asesinos seriales, encontramos un espíritu similar en los escritos de Nietzsche, y habíamos construido una filosofía en contra de la represión y a favor del no conformismo. En pocas palabras, ambos habíamos dedicado la mejor parte de nuestras vidas a echar abajo el cristianismo con el peso de su propia hipocresía». Manson, M. (2000). La Larga Huida del Infierno: Editorial Mondadori. Pág. 50. PDF.

El doctor [escribe Manson] era el nombre preferido de Anton Szandor LaVey, fundador y alto sacerdote de la Iglesia de Satanás. Ibíd.

[viii]Landrón, O. W. (2006). Muñecas de Porcelana. Álbum, King of king.

[ix]Ibíd. 

[x]Warrick, J. (Escritor; Director y Productor). (2011). Programando la Nación. Estados Unidos de América: Producción, Digital Media Factory e Ingnite Productions.

[xi]Ibíd. 

[xii]Gandara, M. (2008). Vine a Adorarte. Álbum: Digno es el Señor.

[xiii]He escuchado esta parte de la canción muchas veces, lo he compartido con otros hermanos y definitivamente no queda claro si es saber o sabré. Si es sabré, la expresión puede ser aceptada. Pero si es saber, como parece ser en varias ocasiones, es muy preocupante, ya que lo que se da a entender es: Nunca saber cuánto costó... Permítame parafrasearlo para demostrar la idea: no quiero saber cuánto costó ver mi maldad sobre esa cruz.

[xiv]Beelzebú es el nombre usado por Jesús y sus opositores en referencia a al príncipe de los demonios. En la VUL aparece Beelzebúb, y en la BTX. Beelzebúl. Según la BTX es posible que «el nombre Beelzebúl (Baalzibbul) posea el significado ambivalente de dominus stercoris (señor del estiércol) y defoecator (defecador)». Biblia Textual. (1999). Nashville, Tennessee. Holman Bible Publixhers. Nota 155 Pág. 1382.  

[xv]Castilla del Pino, C. (1974). Introducción a la Hermenéutica del Lenguaje. Barcelona. Ediciones Península. Pág. 122-123. 

[xvi]La Biblia de las Américas. LBLA. (1986, 1995, 1997). Comentario a Mateo 16:23. By The Lockman Fundation. Pág. 1315.

[xvii]Ibíd.

[xviii]MacArthur, J. (1994-1995). Los Carismáticos. Una Perspectiva Doctrinal. Canadá: Casa Bautista de Publicaciones. Pág. 247.

[xix]Ibíd. Pág. 246-248.

[xx]Rapha Ranch. (s. f.). La historia del Rapha Ranch. Recuperado el 3 de febrero del 2014 en:  https://www.rapharanch.com/history.html

[xxi]Ibíd. MacArthur señala que «Linda Fehl, fundadora del Rancho Rapha, vende una cinta con una canción llamada 'El Espíritu Santo'. Ella dice que la canción se la dio el Espíritu mientras era sanada de cáncer». MacArthur, J. (1994-1995). Los Carismáticos. Una Perspectiva Doctrinal. Canadá: Casa Bautista de Publicaciones. Pág. 49.

[xxii]Ibíd.

[xxiii]Ibíd. Pág. 249.

 

      ©Wilfredo Morales Acosta

      FE AUTENTICA

 

TEMA: LA MÚSICA Y EL MENSAJE SUBLIMINAL

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario