NO HAY OTRO EVANGELIO

NO HAY OTRO EVANGELIO

©Alejandro Ortiz Acosta

29/10/2015

Al leer la epístola de Pablo a los Gálatas, es fácil notar que el apóstol está muy molesto con ellos. Por lo general, Pablo saludaba a sus lectores de una forma breve y luego los alababa calurosamente; pero en esta ocasión, la conmoción que sentía el apóstol reemplazó la calidez habitual.  

Una crisis amenazaba a los Gálatas y desde el comienzo de su carta enfrenta a los responsables de todo el desorden doctrinal que estaba sucediendo. Él era consciente de que si los Gálatas continuaban en ese mal camino, el fundamento de la verdad se desmoronaría, la fe en Cristo se convertiría simplemente en uno más de los muchos pasos para la salvación, ―en lugar del único―, y el evangelio quedaría pervertido. 

«Estoy maravillado [escribe en los versículos seis y siete del capítulo uno] de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo».

Lo que sucedía era que los Gálatas estaban siendo atacados fuertemente por los judaizantes y ya habían olvidado que quien los llamo, fue única y exclusivamente por la gracia de Cristo. Ellos eran seducidos por aquellos que creían y creen que por cumplir o más bien tratar de cumplir la ley son salvos, lo cual tira por tierra el sacrificio de nuestro Redentor.

El evangelio es Jesús mismo. La forma en que nació nuestro Salvador es una muestra firme de quien y como es el carácter de nuestro bendito, glorioso y majestuoso Señor. Dios mismo es humilde aun siendo el creador de todo el complejo universo. El evangelio es carácter, Jesús no escatimo en llamar a los fariseos sepulcros blanqueados, y no permitió el desorden en el templo (Marcos: 11, 15, 19). El evangelio es poder de Dios, es amor, misericordia y gracia inmerecida. Nadie tiene el derecho de cambiar esto, y ay de quien lo haga. Cuando hablamos de evangelio, nuestra mirada no puede ir más allá ni más acá que de Jesús, porque el evangelio se trata de Él mismo.

¿Cómo identificar a lo que llamamos otro evangelio? Cuando el Hijo de Dios es excluido, cuando sus enseñanzas son profanadas añadiéndole o quitándole parte de su mensaje real, cuando no hay humildad, carácter y cuando se presente a un Jesús sin sangre ni poder, estamos ante un evangelio diferente.

Pablo dice a los Gálatas que no hay otro evangelio ni tampoco otro Jesús el Mecía. Eso quiere decir que casi estamos hablando del mismo evangelio, o sea, toman al verdadero como fuente y luego lo pervierten. Estas personas, impulsados e inspirados por Satanás, adoptan su táctica más clásica y antigua. Recuerden lo que paso en el huerto del edén. Lo primero que uso el padre de mentiras fue un buen disfraz, luego, el hombre fue engañado con su astucia a pesar de saber lo que podía y no hacer. Es aquí donde está el verdadero peligro, pues casi nunca imaginamos que detrás del disfraz de unas muy buenas intenciones casi siempre haya un gran error y, pudiéramos decir que en la mayoría de los casos ―como corresponde al tema tratado― Un evangelio diferente.

La actitud de los Gálatas es causada por: Un descuido o desinterés por el conocimiento de Dios, el dejarse mover por las opiniones, proposiciones o imposiciones de otras personas y, en otros casos, por tratar de agradar a los hombres.  Ellos se comportaron de forma necia, eran consientes de que antes habían recibido el evangelio por gracia, pero no supieron diferenciar uno del otro. El hombre siempre tiende a tomar el camino incorrecto; eso es algo que está en nuestro ser. Cuando quitamos la mirada de nuestro punto de referencia (Jesús), somos náufragos, y estaremos perdidos aunque no lo sepamos.

Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema (Gálatas 1: 8).

Nadie escapa y no hay justificación alguna para hacer cambios de ningún tipo al mensaje bíblico. El apóstol va desde el hombre hasta los ángeles del cielo, y afirma de forma radical que el evangelio es uno. Nadie puede decir que está justificado al hacerle cambios a la palabra de Dios o al hacer interpretaciones a la ligera.

Hablando desde un contexto más actual, con profundo dolor y sin ánimo de ofender a nadie en particular, expondré varios ejemplos de quienes están pervirtiendo el evangelio de Cristo en nuestros días.

Preste atención a las palabras dichas por Jesús Adrián Romero en una entrevista que le hicieran en la CNN.

La pregunta hecha fue: «¿Qué podemos hacer los cristianos para unir puntos de vista comunes en la adoración [...] al Dios de Abraham entre musulmanes y cristianos? [...] ¿Qué podrías hacer, para con tu talento, con tu música, [...] unir los seguidores de estos dos textos?»

Creo que la manera de unir a estos dos grupos, [responde romero] y no sólo a estos dos grupos [...] a muchos otros grupos, es derribando un poquito las barreras que hemos puesto entre nosotros. Creo que hay muchas cosas que tenemos en común con personas de otras religiones; que debemos abrazar. Creo que debemos de poner mucha más atención a las cosas que tenemos en común, que [a] las que nos dividen [...]

Yo me atrevería a decir que esa fricción, ese antagonismo que hay, realmente no es Jesús el que viene a provocar esa división. Somos nosotros mismos porque somos demasiado celosos al punto de llevarlo al fanatismo, y cuando lo llevas al punto del fanatismo, lo único que haces es que la gente te rechace [...] Entonces un musulmán va a decir yo no quiero escuchar a tu Jesús, no porque no me interesa Jesús, sino porque me lo estas presentando de una manera tan agresiva y tan controversial que no lo quiero escuchar[i].

Jesús Adrian es muy querido y respetado por un gran número de creyentes, pero sus palabras han causado gran decepción entre estas filas. La gran comisión nos dice que llevemos el verdadero evangelio a toda criatura, y como habrá notado, los musulmanes entran en esta lista. Aun así, lo que no nos dice es que ahora le cortemos puntas a la verdad para que pueda entrar a una mezquita o ser aceptada por los seguidores de Alá. ¿Dónde está el arrepentimiento? ¿Qué opinarían aquellos que murieron por mantener una postura firme ante la verdad? Sin lugar a dudas, Romero es una verdadera influencia en el pueblo de Dios, y es uno de los tantos que entre nosotros, usando como excusa o pretexto el no lastimar a nadie, nos perturba y quieren o más bien ya están pervirtiendo el evangelio. Créame, lo primero que hace el mensaje del evangelio verdadero es pisotear nuestro orgullo, el no te dice, no te quiero lastimar, ¡El evangelio fue comprado con sangre hermanos!, Jesús tuvo que ser lastimado antes para que usted y yo fuéramos salvos, y ahora lo anunciamos como algo débil y sin carácter, el te dice: “Arrepiéntete, eres un pecador”. Quizás a Romero le ha pasado igual que a los Gálatas, quienes olvidaron el evangelio que una vez recibieron.

   Otro ejemplo que pudiéramos presentar es Christine D’Clario. Veamos las preguntas del entrevistador y las respuestas:

―Christine, ¿me dejas jugar con tu imaginación? Le preguntan

―Claro, responde la cantante

―Bueno a partir de este momento soy tu mánager, ¿te parece? Te voy a pagar muy bien, millón quinientos ¿te parece? Fantástico, hacemos negocios. Quiero que hagas un concierto, te quiero llevar en este momento a los países musulmanes. ¿Cómo empezarías el concierto?, ¿cómo te acercarías a ellos?

―Lo primero que haría, sería hacer un estudio de su sociedad y lo que realmente es aceptado para ellos en cuanto a la fe. Nosotros acá en este lado del mundo tenemos una manera muy particular de ejercer nuestra fe y nuestra iglesia y nuestra religión, que es muy distinto a otras áreas del mundo, y hay ocasiones que cierta simbología que nosotros utilizamos para ellos es ofensiva. Lo que si se acerca de países musulmanes es que esto no es aceptable, [y toma en sus manos una cruz que lleva colgada en su cuello], porque ellos ven la cruz como una maldición. Entonces son muchos ajustes que yo tendría que hacer en mi aspecto físico, a lo mejor tendría que usar algo sobre mi cabeza para tapar mi cabello, simplemente para poder entrar y ser parte de su círculo de influencia para que ellos puedan querer escuchar […].

―Oye, ¿has escuchado en las redes sociales o has visto estas famosas marchas donde la gente sale apoya una causa? ¿Las conoces, te familiarizas?

― Si, responde Christine

―Supongamos que en este momento yo te daría a veinte millones de personas y te diría: créame una marcha ya, ¿por qué marcharías? ¿Qué cambio lograrías?

― […] Yo creo que yo marcharía por la tolerancia.

― ¿La tolerancia?

― La tolerancia, y por el propósito exclusivo de demostrar amor a los demás [...].

― Y ¿quiénes se sumarían y quienes no? Esa tolerancia, ¿hasta qué punto estría abierta y hasta qué punto estaría cerrada?

― A todo el público […][ii].

Según Christine, ella tendría que hacer muchos ajustes para poder llegar al pueblo musulmán. Si Dios sabía que varios siglos después de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesús, aparecería una nueva religión que vería a la Cruz de Cristo como una maldición, ¿por qué razón no lo habrá tomado en cuenta? ¿Por qué envió a Cristo para morir en una cruz? Perdone la ironía, pero tras las respuestas de Christine hay un gran desconocimiento bíblico, sobre todo, porque hemos sido llamados a predicar la Cruz de Cristo aunque a muchos les cause repugnancia. Ya lo había dicho el apóstol: «Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es a nosotros, es poder de Dios» (1Corintios 1: 18). Si la intención de Dios es que los cristianos vistiéramos, actuáramos e incluso habláramos lo que es conforme a la religión musulmana para entrar en su círculo de influencia y así ser escuchados, ¿por qué entonces el Eterno, no cambió el curso de la historia e hizo desaparecer nuestras Biblias de modo que se estableciera el Corán como su palabra inspirada? Una vez más insisto, La Palabra de Dios no nos dice que le cortemos puntas a la verdad para que pueda entrar a una mezquita o ser aceptada por los seguidores de Alá.

Si yo hubiese sido el que le hizo esta pregunta de la tolerancia, no me marchaba antes de rectificar en dicho término, es decir, ¿tolerancia a qué? Esto es algo que no queda claro, provoca muchas dudas y abre puertas a la mentalidad mundana y posmoderna de la actualidad para que continúe penetrando en la iglesia. Por otro lado, ¿será una marcha la manera de demostrar amor hacia los demás?

Si nuestros antepasados cristianos, los apóstoles y aquellos que son mártires a causa de la verdad hubiesen pensado como Romero y Christine, ¿qué hubiese sucedido al verdadero evangelio?

Jesús nos dice en Juan 15: 18-20 que el mundo nos aborrecerá. Estas personas vienen a pervertir la verdad, porque aunque parezca extraño para algunos, la realidad es que el mundo ―aquellos que no conocen la verdad―, nos aborrecerán. Esto es algo que queda bien claro en las Escrituras y es comprobado en la historia a través de los siglos. En Lucas 6: 20-26 leemos:

Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas. Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis. ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.

Un evangelio diferente es lo que sobra en todo lugar de este planeta, la verdad está siendo perturbada. También es cierto que esto debía cumplirse; es parte de las profecías Bíblicas. Pero eso no es excusa para hacer caso omiso o peor aún, quedarnos callados. Hay que tener extremo cuidado, usted que escucha emisoras de radio “cristianas”, tenga cuidado con lo que oye, adapte su oído a una frecuencia bíblica, cuando vea algo un poco rarito, deséchelo de inmediato. Esas emisoras, y los canales televisivos están repletos de afamados predicadores que se han desviado de la verdad, que se han ganado un nombre y los escuchas está con su bocas abiertas al igual que una cría de ave en su nido, y lo más triste, son más fieles a lo que dicen estos que a lo que está en sus Biblias.

El veneno doctrinal entra de forma muy sutil y en pequeñas dosis. Por eso muchos lloran con predicaciones como la de Dante Gebel, Cash Luna, Guillermo Maldonado y Benny Hinn entre muchos otros. El apóstol conocía las estrategias del enemigo. Por lo que no es de extrañar entonces que en el verso 9 repita nuevamente lo que ya había dicho antes, y ello nos da una idea de lo tan importante que es estar a la defensiva ante todo lo que escuchamos. «Como antes hemos dicho, también ahora lo repito. Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema».

Los cristianos no buscamos el favor de los hombres, como escribió Pablo: «Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo». No hay justificación alguna para hacer cambios de ningún tipo al mensaje bíblico. No hay otro evangelio.

NOTAS


[i]Cristianosaldía.net. (s. f). Entrevista de Jesús Adrian Romero con Ismael Cala de CNN. Preguntas difíciles.  Recuperado el 18 de junio de 2014 en: https://www.youtube.com/watch?v=Em96ggqtOzY. Citado en: Morales A. W. (2015). La música también llora. España. Colección Sendero, Logos. Pág. 195.

[ii]CVCLAVOZ CANAL. (mayo 28 de 2013). Entrevista con Christine D`Clario en Expolit 2013. En:  https://www.youtube.com/watch?v=trS-P7u7vi4

 

©Alejandro Ortiz acosta

FE AUTÉNTICA

 

 

TEMA: NO HAY OTRO EVANGELIO

Respaldo a la meditación

Fecha: 05.11.2018 | Autor: Angel Medrano

Gracias a Dios q aunque pocos (pequeño remanente), pero aún hay y habrá cristianos fieles a nuestro Señor y Salvador Jesucristo y a su sana doctrina. Bendiciones del Altísimo!!!

Nuevo comentario